jueves, 8 de marzo de 2012

Mucho por hacer

En 1909 se celebró por primera vez el Día de la Mujer en los Estados Unidos. Aunque las reivindicaciones de igualdad y derechos de la mujer tenían antecedentes mucho más antiguos, como en la Revolución francesa, en la que las mujeres marcharon hacia Versalles pidiendo el sufragio universal.

Esa misma petición se hacía en 1910 en Copenhague, donde la Internacional Socialista proclamó el Día de la Mujer de carácter internacional.

En 1911 la celebración se extendió a Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Ese mismo año, un incendio en una fabrica de Nueva York acabó con la vida de 140 trabajadoras, lo que tuvo una gran repercusión y forzó un cambio en las leyes laborales además de dar otro cariz a las celebraciones de este día.

 En 1977 la ONU proclamó el  8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer.
Desde entonces, el 8 de marzo se conmemora la lucha de la mujer por su participación  en la sociedad en condiciones de igualdad con el hombre y por su desarrollo integro como persona.

Se han conseguido algunas cosas a lo largo de los años, pero todavía queda mucho por hacer: las mujeres cobran menos que los hombres en los mismos puestos de trabajo; las mujeres siguen llevando prácticamente en solitario el peso de la familia además de trabajar fuera de casa; las mujeres siguen siendo consideradas ciudadanos de segunda en muchos lugares del mundo (en otros, ni siquiera eso); las mujeres siguen siendo tratadas como objetos al servicio del hombre incluso en el primer mundo...

Y no me extiendo más porque este post se haría demasiado largo. Pero no tenéis más que mirar a vuestro alrededor para ir agregando injusticias y desigualdades.

El Día de la Mujer será una fiesta cuando no tengamos que celebrarlo.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails