miércoles, 2 de enero de 2013

¡Nos vamos a Katmandú!

Lo que más me fascina de la vida es las vueltas que puede dar y las sorpresas que nos depara, si estamos dispuestos a recibirlas y aprovecharlas :) Dentro de muy poco ya no podré decir que Nunca fuimos a Katmandú, porque el 24 de enero me voy para allá con mi hijo.

Estaba deseando que empezara el año para soltar la bomba :). El 2013 empieza con una gran aventura, una experiencia única que será más rica todavía por poder compartirla con mi hijo. ¿Quién está más loco de los dos? Para qué vamos a discutirlo...

Todo empezó el año pasado cuando,  en un trabajo de voluntariado con el Banc del Temps del Raval de Barcelona, organicé un taller de conversación  ingles-español con un grupo de españoles y otro de emigrantes de diversos países asiáticos. La idea era que ellos practicaran español y nosotros inglés.

En el grupo estaba Dilip, director de una escuela para niños pobres en Nepal que, cuando se despidió para regresar a su país me invitó a visitarlo y quedarme un tiempo colaborando con la escuela.
Lo cierto es que cuando oigo hablar de viajes o veo un mapa se me activan todas las antenas: ¡aventura! Le dije que "a lo mejor", que "nunca se sabe...", pero él, que es un señor serio y no dice las cosas porque sí, me reiteró su invitación por correo  desde Katmandú en varias ocasiones.
Cada vez que leía un email suyo mi imaginación se desbocaba, me atraía la idea, pero también me asustaba, ¿qué me iba a encontrar allí? estoy acostumbrada a una vida más o menos cómoda y ya no me adapto a cualquier cosa. Era un proyecto atractivo, era una locura... de repente pensaba que sí, que adelane, al minuto siguiente, que para qué me iba a complicar... 

Un día se me ocurrió comentárselo a mi hijo y se entusiasmó de inmediato. Pensé que quizá sería bueno para él, que tal vez le ayudase a encontrarse a sí mismo, su camino en la vida. Escribí a Dilip y le dije que íbamos.

Yo estaré un par de meses, no puedo dejar por más tiempo mi casa y mis asuntos, pero Álvaro piensa quedarse de seis meses a un año. Viviremos en la escuela y aportaremos nuestro trabajo en lo que se necesite.

Cada día estoy más emocionada y no veo el momento de irnos :)
No sé cómo estará el tema de Internet por allí, pero trataré de ir dando noticias y, por supuesto, tomaré notas y haré fotos para escribir luego algún libro. Seguro que volveré inspirada y llena de ideas.
Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails