domingo, 19 de octubre de 2008

E-books ¡menudo invento!


Siempre he pensado que el placer de leer empieza en el momento en que tomas un libro en tus manos, observas la portada, lees la contraportada, lo abres por primera vez con la misma ilusión con la que abrirías un ansiado regalo, lees las primeras líneas y te pones cómod@ en tu sillón favorito, tumbad@ en el sofá o en la cama, y te entregas plácidamente a la lectura.
Por eso me sentí horrorizada cuando empecé a oír hablar de libros electrónicos (ya la propia denominación me parecía espantosa). No acertaba a imaginar un mundo sin libros, mi casa sin libros, sin todas esas estanterías repletas que han ocupado siempre un lugar privilegiado y son mi sello personal.
Pero hoy, por curiosidad, he entrado en una librería digital y me he quedado fascinada: en un abrir y cerrar de ojos tenía en mi ordenador un par de libros, y con dos cliks más, habían pasado a mi pda...¡tengo dos novelas enteras en mi móvil! puedo llevármelas a todas partes sin cargar con ningún peso y puedo leer en el portátil, igualmente tumbada en la cama o en el sofá. Un ebook no significa pasarse las horas sentada delante de la pantalla del ordenador, tiesa en una silla y dejándose la vista, que era lo que creía antes; es una opción más que tampoco acabará con el libro convencional (cosa que también temía antes). Así que creo que me voy a hacer "ebookadicta" ¡ja ja ja...!
Seguiré comprando libros y leyéndolos como he hecho siempre, seguiré regalando libros y recibiéndolos sinceramente agradecida, pero ésta es una opción interesante que a partir de ahora voy a tener en cuenta.
No soy demasiado posesiva con los objetos; me gusta ver libros en mi casa, pero no me importa dejarlos o regalarlos, incluso durante algún tiempo participé en Bookcrosing porque me parecía una bonita idea que los libros se movieran y mucha gente pudiera leerlos en lugar de coger polvo en casa y ocupar espacio; no suelo releer libros porque siempre hay novedades que me interesan (aunque algunos sí me gusta conservarlos por diversos motivos), y si quiero releer alguno siempre puedo volver a comprarlo, sacarlo de la biblioteca o bajármelo de Internet.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails