viernes, 23 de enero de 2009

La banda sonora de las novelas


Además de escribir y leer, la música es otra de mis grandes pasiones (aunque sólo como oyente; de pequeña empecé a estudiar piano y solfeo, y años después traté de aprender a tocar la guitarra, pero mi falta de paciencia y constancia malograron ambos intentos). Pero a lo que iba: lo primero que hago cuando me levanto es poner música; suelo escucharla cuando voy por la calle y también mientras estoy ante el ordenador, y siempre tengo algún CD puesto cuando estoy en casa. También me gusta asistir a conciertos, y he podido comprobar que son una gran fuente de inspiración para mi; no es lo mismo escuchar música mientras haces otras cosas que estar sentada en una butaca asistiendo a un concierto; en esos casos me concentro totalmente en la música y mi mente empieza a volar: siempre salgo con alguna historia en la cabeza que necesita ser escrita de inmediato.
Creo que no podría vivir sin música, es como si mi vida necesitara una banda sonora, la melodía adecuada para cada ocasión. Y he hecho un descubrimiento curioso: me he dado cuenta de que en muchos de mi relatos hay música. Es algo inconsciente que aparece sin que yo la haya planeado; en algún momento, suena una canción. A veces es incluso la clave de la historia; en otras ocasiones acompaña una situación, el estado de ánimo de algún personaje.
Quizá es que, por deformación profesional de mis tiempos de actriz, cuando escribo, veo las escenas en mi mente como en una película , y claro, necesitan música.
Así que sin que yo me percatara de ello, la música se ha convertido en una de mis fijaciones a la hora de escribir, en una de esas pautas que se repiten constantemente.
¿Os ocurre algo parecido? ¿Tenéis alguna fijación en concreto que se repite en todo lo que escribís?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails