domingo, 25 de enero de 2009

La cigarra y la hormiga (Apócrifo)


Durante todo el verano la muy responsable Hormiga trabajó de sol a sol sudando la gota gorda mientras recolectaba comida para pasar el frío y duro invierno, en tanto su amiga la Cigarra cantaba y cantaba tumbada a la bartola, disfrutaba de la suave brisa bajo la sombra de un árbol tomando daiquiris y se bañaba en la charca cuando el calor apretaba; y por las noches, mientras la Hormiga caía rendida en su hoja-cama con la única compañía de su fastidioso despertador que sonaría bien temprano para que volviera al trabajo, podía escuchar las risas y los cantos de su vecina divirtiéndose hasta el alba con sus amigas cigarras, los grillos y otros bichejos escandalosos.
-"Ya verás, ya, cuando llegue el invierno..."-refunfuñaba para sí la Hormiga, que conocía la antigua fábula.
Y en efecto, cuando apenas el frío empezaba a extender su manto por el bosque, la Cigarra llamó a su puerta y la Hormiga sonrió con suficiencia. Pero se le heló la sonrisa en los labios cuando vio a su amiga ataviada como una starlette, fumando con boquilla de brillantes y acompañada por un chofer uniformado que la aguardaba junto a la puerta de un fabuloso Cadillac.
-Hola, querida-le dijo-vengo a despedirme. Voy a pasar el invierno en París cantando en la ópera.
-¿Y eso?-preguntó la Hormiga sin salir de su asombro.
-Un rico empresario me oyó cantar, le gustó mi voz y me ha contratado. ¿Necesitas algo de la Ciudad de la Luz?-ofreció la Cigarra, solícita.
-Sí-respondió la Hormiga, indignada-si ves a La Fontaine dile de mi parte que se vaya a tomar por el c...

Moraleja: No os matéis a trabajar esta semana, que el día menos pensado le toca la Primitiva al vecino del tercero, que no da palo al agua, y se os llevarán los demonios, ¡jajaja...!

¡Feliz semana!

(Nota: He recreado el cuento a mi manera tomando el final de un correo que circula por Internet).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails