domingo, 4 de enero de 2009

¿Por qué escribir la carta a los Reyes Magos?


Como podeis imaginar, hace ya mucho tiempo que dejé de escribir a los Reyes Magos; pero hará tres o cuatro años, no lo recuerdo bien, ocurrió algo que me hizo retomar esa costumbre y la mantengo desde entonces. No envio la carta por correo ni se la entrego a ningún paje real, claro; la guardo para mí en algún lugar en el que pueda releerla de vez en cuando y repasarla una vez finalizado el año.
La culpa de todo esto la tiene, sin saberlo siquiera, Raimón Samsó, un economista que en un determinado momento de si vida decidió dejarlo todo y dedicarse a escribir e impartir cursos de desarrollo personal.
Asistí a una conferencia que dió en la librería Excellence de Barcelona de la que saqué dos conclusiones fundamentales: una era que en el momento en que lo deseara podía dar un giro a mi vida y convertirme en lo que siempre quise ser, en mi caso, escritora; otra fue confirmar lo que llevaba toda la vida haciendo como terapia, sin saberlo, : escribir, escribir, escribir...
¿Qué tiene que ver todo esto con los Reyes Magos? Pues vereis: debíamos andar por el mes de diciembre, porque recuerdo que nos recomendó que escribieramos a los Reyes Magos pidíendoles lo que quisieramos y guardásemos la carta; el razonamiento venía a ser (creo), que al escribir nuestros deseos, de alguna manera los materializábamos, no se quedaban vagando por nuestra mente hasta que se perdían o eran sustituidos por otros, sino que los manteníamos presentes y era más probable que pusieramos los medios para hacerlos realidad.
Bueno, al menos eso fue lo que yo interpreté, y desde entonces escribo mi carta cada año. Y funciona. Es como un recordatorio de lo que de verdad quiero y lo que debo hacer para conseguirlo. Y no es mágia, es puro esfuerzo personal.
Así que, ya sabeis: escribid a los Reyes Magos y poneos las pilas para que "os traigan" lo que quereis. Yo ya lo he hecho.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails