sábado, 21 de febrero de 2009

La suerte de la novata


Feliz como una lombriz. Así estoy yo desde hace un par de días, cuando, sin encomendarme a Dios ni al Diablo ni haber leído todavía los sabios consejos que da Teo Palacios en su blog, decidí enviar un email a una Agencia Literaria para ofrecerles mi novela, en el que me limitaba a incluir una breve sinopsis, una aun más breve biografía (dado mi escueto bagaje literario), y el primer capitulo de Nunca fuimos a Katmandú.
Cual sería mi sorpresa cuando a la mañana siguiente encontré una respuesta en mi buzón. No me atrevía a abrirla, no quería sufrir una decepción tan pronto; pero cuando lo hice, la leí veinte veces seguidas; todavía lo hago cada mañana para asegurarme de que no lo he soñado. Y éste es el contenido del mensaje :

"Hola Lola . A pesar de no ser el proceso habitual, me he tomado la libertad de contactar contigo, ya que tu sinopsis me ha interesado mucho. He entrado en tu blog, y como he visto que eres impaciente, ( a mi entender una virtud), quiero comunicarte que tenemos un pequeño atasco, en el departamento de lecturas, debido a un alud de originales recibidos en los últimos meses. Te prometo la mayor celeridad que sea posible en tu caso, pues repito el tema es interesante, bajo todos los conceptos.
Un cordial saludo.
xxx
Dpto de lectura"


Le escribí de inmediato para agradecerle su pronta respuesta y pedirle permiso para colgarla en el blog. Tampoco esta vez se hizo esperar:

"Hola Lola. Encantado de que nos cuelgues, espero que siempre te limites al blog en eso de colgarnos, y te agradezco que mantengas el anonimato, por que actualmente estamos en una media de entrada de originales de 35 semanales. Eso te explicará, que lo que ha sucedido con tu novela, no es corriente, pero es que me ha dado buenas vibraciones, sin que esto por desgracia sea ninguna garantía, pero vamos a ver.
Gracias y un buen fin de semana.
xxx"


Como veis, mi interlocutor es una persona amable y considerada, sensible a los "padecimientos" del/la escritor/a, y a quien espero conocer pronto para reiterarle mi agradecimiento personalmente.
Soy consciente, como él dice, de que esto no es garantía de nada y quizá me he precipitado al contároslo, pero prometí hacerlo, y además, es que no me cabe la alegría en el cuerpo ¡Qué narices! Como quiera que sea, para mí es muy importante que un profesional del medio, que no me conoce de nada, valore mi trabajo.Eso es muy estimulante, y, pase lo que pase, me animará a continuar adelante.
¡Seguiremos informando!

Feliz finde.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails