viernes, 17 de julio de 2009

La juventud ilustrada


No, no me refiero a que la juventud de hoy en día sea más ilustrada porque la literatura esté de moda, como decíamos en el tema anterior, y se lea más.
Hoy quiero hablar de otro tipo de moda más frívola y veraniega: la juventud ilustrada...a base de tatuajes.
En verano, que todos vamos más destapad@s, es de lo más entretenido fijarse en la decoración corporal, como lo llaman ahora, de l@s jóvenes (y no tan jóvenes).
Algo que no hace mucho tiempo era prácticamente un tabú, reservado a marineros, presidiarios y proscritos en general, hoy es un signo de diferenciación personal de posibilidades infinitas, perfectamente aceptado e incluso glamouroso. Me atrevería a decir que son más los jóvenes que llevan algún tipo de dibujo sobre su piel que los que no lo llevan.
Hace un tiempo discutía con mi hijo (por supuesto, tatuado) el problema de lo irreversible de esta moda; defendía yo (madre sensata donde las haya) que lo que ahora les gusta, dentro de unos años les cansará, o, lo que es peor, les perjudicará cuando quieran ejercer de señores serios, aspirar a un puesto de trabajo importante o ser un ejemplo para sus hijos. A lo que él me replicaba (chico listo) que para entonces, todos los hombres y mujeres de su edad llevarán tatuajes, por lo que será de lo más natural.
Y ahí tuve que darle la razón, visto lo que se puede observar en la calle.
De hecho, resultó tan convincente que el año pasado para mi cumpleaños acepté complacida un tatuaje como regalo, jeje (ese que podéis ver en la imagen y que adorna mi tobillo derecho), y este año pienso hacerme otro; eso sí, igual de pequeñito y discreto.

¡Venga! Confesad, sesud@s literat@s: ¿cuantos de vosotr@s lucís tatuajes?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails