domingo, 22 de noviembre de 2009

Mi amiga Montse


Hoy os quiero presentar a mi amiga Montse. Nos conocimos en el colegio, en nuestra más tierna infancia, y nuestra amistad perdura desde entonces. El mérito es más suyo que mío, todo hay que decirlo, porque yo soy más desapegada para todo y he llevado una vida un poco loca; pero ella siempre ha estado ahí, esperándome cuando aparecía por Barcelona, encontrándome cuando me perdía por Madrid (o por donde fuera) y apoyándome siempre en todo. Ahora, al cabo de los años, es cuando me doy cuenta del verdadero valor que tiene esta preciosa amistad y éste es un pequeño homenaje que le quiero dedicar.

Mi amiga Montse vivía feliz alejada de este mundo de Internet hasta que yo me compré el portátil y le coloqué mi otro ordenador porque me parecía que sin uno de estos artilugios se había quedado anclada en la Edad Media. Eso ocurrió en el mes de febrero, y la pobre Montse no sabía ni manejar el ratón. Ha aprendido mucho desde entonces, aunque su marido se queja, su hijo se queja, y hasta su perro se queja (por lo del enganche que comentábamos en el post anterior).

A Montse le gusta mucho la fotografía; cuando fuimos a Turquía ella solita hizo ¡mil fotos! y va a todas partes con su cámara (mi gata debe ser la más retratada del mundo mundial). Así que la convencí para que abriera un blog de fotos: El mundo tras mi cámara.
Y ahí anda ella, intentando aprender a manejar este diabólico invento. Por eso os pido que le hagáis una visita y la animéis a seguir adelante. Estoy segura de que con el tiempo conseguirá tener un blog estupendo y con much@s seguidor@s.

¡Feliz semana!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails