domingo, 13 de diciembre de 2009

¡Punto y final!


Ayer estuve escribiendo hasta las tantas, impaciente por ponerle el punto y final a mi novela.
To@s l@s que escribís sabéis la enorme satisfacción que se siente al terminar, al cerrar el circulo, al dar por finalizada la misión que nos habíamos encomendado a nosotr@s mism@s.

Pero el trabajo no acaba ahí, al contrario, ahora es cuando empieza de verdad: ahora toca reescribir; no corregir, sino reescribir.

No siempre es así, cada novela es distinta, como lo es cada parto (jeje...).

"Nunca fuimos a Katmandú" fue mucho más fácil, la tenía dentro, y sólo tuve que sentarme ante el ordenador y dejar que fluyera. Cuando la terminé sabía que apenas necesitaba una revisión para asegurarme de que todo estaba bien.

En cambio ésta me ha costado bastante más; he dudado, me he atascado, y la he terminado sabiendo que hay mucho que mejorar. Es como si hubiese escrito una larga sinopsis desarrollando personajes y situaciones, y ahora que lo tengo todo claro, que sé de qué va la historia, puedo ponerme a escribirla de verdad. Pero estoy contenta. Sé que al final me sentiré muy satisfecha de ella.

Ahora descansaremos unos días (la novela y yo), bueno, no del todo porque seguiré dándole vueltas en mi cabeza y recopilando información (me he metido en un berengenal que desconozco y necesito mucha documentación). Pero no me sentiré en la obligación de sentarme cada tarde a escribir, tenga ganas o no, vea por dónde tirar o me encuentre perdida. Cuando la retome será todo mucho más fácil, y ya estoy impaciente por ponerme a ello (yo siempre estoy impaciente por algo ¡jajaja!).

¡Feliz semana para tod@s!

(Imágenes tomadas de Internet).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails