sábado, 6 de marzo de 2010

Mi vida de escritora


Hace casi un mes que inicié mi nueva vida y se me ha pasado volando. Por el momento puedo decir que estoy feliz y muy relajada; escribo todos los días, leo más y acudo con frecuencia a eventos literarios. Lo curioso es que me sigue faltando tiempo; no sé si es porque quiero hacer muchas cosas o porque las que hago, me las tomo con más calma. Es todo un misterio para mi.

Me ha hecho mucha ilusión cobrar mis primeros dineros como escritora (el anticipo por "Nunca fuimos a Katmandú), pese a que Hacienda me ha pegado un palo que me ha dejado tiritando...

Y a la espera de empezar con las correcciones que me indique la Editorial, sigo con la revisión de mi segunda novela y espero poder entregársela a la Agencia a mediados de mes.

Adaptarme a esta nueva vida ha sido mucho más fácil de lo que esperaba. He de confesar que me asustaba un poco; pero de repente me di cuenta de que en realidad yo siempre había vivido así, es decir, sin un trabajo fijo ni una nómina segura a final de mes: era actriz...Sólo hace diez años, cuando volví a Barcelona, que busqué la seguridad de un sueldo para poder atender a mis responsabilidades; pero ¡qué fácil es acostumbrarse a eso! aunque en nuestro interior algo se rebele.

Ahora puedo escuchar esa voz interior y volver a ser yo misma. Sólo espero que todo salga bien y que vayan saliendo cosillas relacionadas con la literatura.
El viernes Mercedes Abad comentaba que ese vivir en la cuerda floja es el precio que pagamos por nuestra libertad, y me pareció muy acertado.

Y hablando de Mercedes Abad, quedé con ella en hacerle una entrevista para el blog; ya tengo preparadas algunas preguntas, pero si se os ocurre algo que os gustaría que le preguntara, no tenéis más que decirlo.

Que paséis tod@s un feliz domingo.

(Por cierto, se me olvidaba deciros que las fotos, incluso la nueva de mi perfil, son obra de mi amiga Montse, mi fotógrafa oficial, jeje).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails