domingo, 9 de mayo de 2010

James Barrie, creador de Peter Pan


Hoy, 9 de mayo, se cumplen 150 años del nacimiento del dramaturgo y novelista escocés James Matthew Barrie (1860). Quizá su nombre no os suene mucho, pero si os digo que su obra más conocida es Peter Pan, ya es otra cosa ¿verdad?

Tod@s hemos leído ese cuento o visto la película de Disney. Pero Peter Pan no es sólo una historia infantil de aventuras, es mucho más que eso: es una narración cargada de simbolismo en la que el autor puso mucho de su propia persona, de su atormentada existencia; él es ese niño que no quiere crecer, que prohibe pronunciar la palabra "madre" en el País de nunca jamás y que, sin embargo, la busca constantemente, primero en Wendy, luego en su hija, y en la hija de su hija, por toda la eternidad.

Hay muchos Peter Pan sueltos por ahí, tantos que han dado nombre a un síndrome muy bien definido en Psicología: el síndrome de Peter Pan; se trata de personas inmaduras que de un modo u otro se niegan a crecer interiormente, lo que se traduce en bastantes problemas para ellos mismos y para las personas con las que conviven.

Peter Pan, cuando se lee con ojos de adulto, es un cuento muy bello y muy triste (¿no lo son la mayoría de los cuentos infantiles, que parecen arrastrar los atormentados fantasmas de sus autores?) y que invita a la reflexión.


Como muestra aquí tenéis un fragmento de una conversación entre Wendy y su hija Jane:


"-¿Por qué ya no puedes volar, mamá?
-Porque he crecido, mi amor. Cuando la gente crece se olvida de cómo se hace.
-¿Por qué se olvidan de cómo se hace?
-Porque ya no son alegres, ni inocentes. Sólo los que son alegres e inocentes pueden volar.
-¿Qué es ser alegre e inocente? Ojalá yo fuera alegre e inocente.
"


Os invito a darle una relectura "adulta" a este cuento; seguro que descubriréis muchas cosas en él.

Feliz semana.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails