sábado, 11 de diciembre de 2010

El que mucho abarca, poco aprieta


Tengo el tejado un poco abandonado, lo sé. Pero es que no sé como lo hago que cada día estoy más liada con más cosas. Además sigo sin mi ordenador, y el de mi hijo no va muy fino, que digamos.

Ahora manejo dos blogs (que por cierto, en el de Katmandú hay una nueva reseña de la novela), y también tengo dos páginas en facebook, la personal y una que abrí hace unos días dedicada a mi libro y  a las que os invito a uniros a quienes tenéis perfil face.

Facebook es una estupenda herramienta de promoción que me está ayudando a   dar a conocer mi novela y a vender muchos libros.

Por otra parte, sigo con mi trabajo de escritora, como es mi obligación, y van saliendo otros trabajillos, unos remunerados y otros no, pero que me van abriendo puertas y ayudando a hacerme un huequito  en este complicado mundo de las letras.

En este momento estoy realizando unas entrevistas a mujeres inmigrantes   que se publicarán en una Agencia de noticias con visión de género: La Independent, y que el próximo año se pueden convertir en un libro. Es un trabajo muy interesante que estoy disfrutando mucho.

Además de todo esto, tengo que salir, asistir a eventos literarios y distraerme un poco, porque no puedo pasarme todo el día encerrada en casa, en la soledad de mi estudio, tecleando en el ordenador...

Así que, si creía que dedicarme solamente a escribir me iba a dejar mucho tiempo libre, estaba muy equivocada, jeje.

De todas formas, estoy encantada con el giro que ha tomado mi vida este último año.

¡Feliz finde!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails