viernes, 29 de enero de 2010

Mientras escribo, de Stephen King


No soy lectora de Stephen King, si acaso, he visto alguna de las películas basadas en sus novelas, pero éste libro atrajo mi atención desde que leí un comentario sobre él en El alma impresa, el blog de Sergio G. Ros, gran admirador de King. Os remito a la entrada que él le dedicó para no repetir aquí lo mismo.

Lo que yo quiero contaros es que he disfrutado mucho con ésta lectura; en ocasiones, incluso me he reído. Se trata de una especie de manual sobre el arte de escribir, muy "sui géneris", que incluye algunas partes autobiográficas.
King se muestra ingenioso, divertido, irreverente; y ofrece una serie de consejos claros y útiles para el escritor novel. Y, por encima de todo, transmite un amor incondicional por la creación literaria; tanto es así, que dan ganas de cerrar el libro y correr a escribir como una loca (no sé si eso será bueno o malo para King...).

Lo que más me ha llamado la atención es que comenta que escribe sin hacer una sinopsis previa, ni toma notas, ni crea antes de empezar los personajes ni la historia; según explica, parte de una situación y deja que los personajes hagan el resto...
Yo escribí así mi primera novela (más que nada porque no tenía puñetera idea de cómo hacerlo), y todavía sigue archivada esperando una revisión...La tendrá; porque la historia me gusta y tiene partes muy aprovechables.
Me ha resultado mucho más fácil escribir las dos siguientes con una preparación mínima: una breve sinopsis, un esbozo de los personajes y una ligera idea de lo que ocurre en cada capítulo. Por supuesto, todo abierto a reajustes y cambios, que es lo bonito, al menos para mí; que la historia te sorprenda,que los personajes crezcan y se desarrollen por sí mismos, pero llevando tú las riendas y sabiendo de dónde vienes y hacia dónde quieres ir.


Hay otros escritores que hacen fichas de cada personaje, carpetas de documentación, escenarios, situaciones. Y cuando se ponen a escribir poco menos que han hecho una tesis de la novela y lo tienen todo atado y bien atado.
Yo soy incapaz de eso. Me devora la impaciencia. Pero cada quien es cada cual y tiene que encontrar la forma de trabajar que le vaya mejor.

¿Qué tipo de escrit@r eres tú? ¿Improvisas? ¿Te preparas mucho?

¡Buen finde!

martes, 26 de enero de 2010

La soledad del escritor


Hoy día, con los medios que tenemos a nuestra disposición, parece que todo el mundo puede escribir; y de hecho, así es: cualquier persona puede escribir una novela y publicarla a través de páginas web o editoriales que se dedican a hacer realidad ese capricho.
Pero ser escritor o escritora es otra cosa.
Ser escritor requiere tiempo, dedicación, disciplina, concentrarse seriamente en el trabajo durante meses o años; requiere soledad, muchas horas de soledad diarias que tal vez un@ preferiría emplear charlando con l@s amig@s, o estando con su familia, o saliendo de fiesta por ahí.
Creo que ser escritor o escritora es el trabajo más solitario del mundo.
Porque en cualquier otro trabajo se tienen compañer@s, o clientes. Se puede pintar con otras personas, componer entre amig@s, bailar en un ballet. Pero para escribir un@ tiene que urgar en su mente, darle vueltas a una idea, ir creando su forma, y después pasarlo al papel (o al ordenador, o a la libreta), y todo ese proceso sólo puede realizarse en soledad.
Yo, por lo menos, soy incapaz de escribir con ruido o gente alrededor; quizás por eso me planteé escribir en serio bastante tarde, porque antes andaba demasiado dispersa.

Y, no sé para vosotr@s, pero para mí, esa exigencia de soledad es lo más duro.
Muchas veces tengo que sacrificar otras cosas que me apetecería hacer para encerrarme sola a escribir; y al cabo de unas horas a lo peor hasta me deprimo porque llevo toda la tarde sola. Pero si salgo y estoy con gente o haciendo cualquier cosa, estoy deseando encerrarme de nuevo para seguir con mi novela...
También es verdad que después de pasarme toda una tarde escribiendo me siento bien, muy bien.
Pero es duro ¿no creeis? Ser escritor o escritora no es tan fácil ni tan bonito como pueda parecer.

viernes, 22 de enero de 2010

Miguel Hernandez y Joan Manel Serrat, juntos otra vez


Para conmemorar el centenario del nacimiento de Miguel Hernandez (30 de octubre de 1910), Joan Manel Serrat volverá a poner música y voz a sus versos como ya lo hizo treinta y ocho años atrás, convirtiendo en canciones poemas como "Para la libertad", "Llegó con tres heridas" o "Nanas de la cebolla", que a mi, como a tantos jóvenes de mi generación, me permitió descubrir al "poeta del pueblo"; "un pobre que escribía como un rico y llegaba a ricos y pobres", como dice Serrat.

Espero que esta efemérides sirva también para que los jóvenes de hoy lo descubran (si no lo conocen ya), y este año se llene de actos, recuerdos y homenajes a este pastor de Orihuela que leía con avidez y escribía sus poemas mientras cuidaba en la soledad del monte de su rebaño de cabras.

Fue un poeta autodidacta que tuvo como maestros nada más y nada menos que a Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca y Luis de Góngora, entre otros, cuyas obras devoraba en la biblioteca pública, y de ese modo, acabó convirtiéndose en uno de los poetas más representativos de la generación del 27, pese a que la barbarie fascista redujo su vida a apenas 32 años y murió solo y enfermo en la prisión de Alicante.

Pero como por fortuna no se puede matar al arte, su obra quedará para siempre entre nosotr@s.

Quiero dedicarle un pequeño homenaje con esta canción, "Para la libertad", en la voz de Joan Manel Serrat.

video

Feliz finde.

martes, 19 de enero de 2010

La pasión turca, de Antonio Gala


He visto la película de Vicente Aranda un montón de veces; más que nada porque me encanta ver imágenes de Estambul, pero nunca me planteé leer la novela de Antonio Gala.
Sin embargo, la última vez que vi la peli (y me convenció tan poco como en ocasiones anteriores), me pregunté cómo sería la novela, y decidí leerla.

Debo decir que me reencontré con el Gala que me gusta, con el Gala capaz de comprender la psicología femenina hasta el punto de crear personajes inolvidables, con el Gala de las grandes protagonistas de sus obras teatrales.

La película de Vicente Aranda convirtió la obra en poco menos que en una película erótica; no refleja, a mi entender, la verdadera esencia de la historia: la degradación moral de una mujer dominada por una pasión de la que no puede ni quiere escapar, una degradación de la que es consciente en todo momento y la acepta como algo inevitable, como una fatalidad cuya única salida es la muerte (del uno o del otro, o tal vez de los dos).
Es una novela que habla de sentimientos, y Antonio Gala los expresa de forma magistral a través de los cuadernos que Desideria escribe en la soledad del piso que comparte con Yaman mientras espera su regreso, sólo vive para esperar su regreso cada día.
El final de la novela es el único posible, el único coherente con la historia y con el personaje; no ese final descafeinado que nos ofrece la película.

No sé lo que opinará Antonio Gala, pero yo creo que Vicente Aranda le hizo un flaco favor. Por eso, aunque hayáis visto la película, os recomiendo leer la novela, porque os sorprenderá.

domingo, 17 de enero de 2010

Causas solidarias


El blog de Alijodos se hace eco de la Campaña 5.000 corazones contra la leucemia, de la que podéis informaros mejor allí, pero que se trata de colaborar colgando en vuestros blogs ésta imagen y enviando corazones solidarios en apoyo a las personas que sufren esta enfermedad.

Por facebook circula el siguiente mensaje:
Pon ♥ esto ♥ en ♥ tu ♥ estado ♥ si ♥ conoces ♥ a ♥ alguien ♥ que ♥ tenga ♥ o ♥ haya ♥ tenido ♥ cáncer ♥ ¡Lo único que deseo es que en 2010 se consiga una CURA! ♥ 93% de las personas no copiará y pegará esta frase, ¿podrías hacerlo tú aunque fuese durante una hora?

Y por todas partes llamamientos solidarios en favor de la tragedia más reciente y necesitada de ayuda con urgencia: Haití.

Y yo me pregunto si sirve de algo adherirse a todas estas causas solidarias desde la comodidad de nuestros sofás o sentados frente al ordenador; incluso aportando nuestra pequeña ayuda económica a través de cualquiera de los múltiples medios que ponen a nuestra disposición y que apaciguan nuestras conciencias.
Pero yo sigo viendo imágenes terribles de Haití en televisión: la desesperación de las personas robando y saqueando para sobrevivir, los cadáveres amontonados en las calles, la destrucción...y toda esa ayuda internacional que parece que no les llega.
¿No sería más útil unirnos para lograr que los que tienen el poder pusieran los medios necesarios para que esas tragedias no llegaran a producirse y no siguieran ensañándose con los más débiles, los más pobres, los más desamparados?

Parece que sólo nos acordamos de los países más deprimidos y castigados cuando ocurre alguna catástrofe; después, nos olvidamos (¿Quien se acuerda ahora del conflicto del Sahara?).

Por supuesto siempre es mejor el ruido que el silencio; no podemos mantenernos al margen de lo que ocurre a nuestro alrededor y quizá sirva para remover algunas conciencias. Pero son tantas las causas que necesitan nuestra ayuda, tantas las tragedias, las injusticias, los horrores que sufren millones de seres humanos como nosotr@s en todo el mundo, que me siento impotente y triste.

En fin. Feliz semana.

jueves, 14 de enero de 2010

Una peli: Miel para Oshun


Ésta película puede que sólo la conozca El Deme, que es un cinéfilo de pro y experto en rarezas cinematográficas. Yo, al menos, no la conocía (aunque tampoco estoy muy puesta en cine).

Es una película cubana del 2001 dirigida por Humberto Solás. Una "road movie" que nos lleva de un extremo al otro de la isla, desde La Habana hasta Baracoa, en busca de la madre del protagonista, un cubano-americano que fue sacado ilegalmente de Cuba por su padre al inicio de la revolución, cuando tenía 7 años; y regresa, 30 años después, para encontrar a su madre.
El viaje es toda una odisea en la que cabe el humor, la ternura, la desesperación y hasta un cierto regusto folclórico que a l@s bloguer@s más madur@s (como yo misma) les recordará aquellas películas españolas de antaño que, escudándose en el humor, mostraban la dramática realidad de una época de la que mejor no acordarse...

A destacar las interpretaciones de Mario Limonta como Antonio, un taxista en el que se reune toda la picaresca y la calidez del cubano medio; e Isabel Santos como Pilar, la prima del protagonista (Jorge Perugorría) que lo ayuda en ésta aventura.


En resumen: una película deliciosa y muy recomedable.

No sé si sea fácil encontrarla en vídeo clubs. Yo la he visto "on line" en una página web de cine cubano: Cinecuba , por si os interesa.
Ya me contareis.

lunes, 11 de enero de 2010

Tres rosas amarillas, Raymond Carver


En el curso que hice el trimestre pasado tuvimos que leer éste libro, y fue todo un descubrimiento y un placer para mí, ya que no conocía al autor; después había que hacer una reseña que es la que os pongo a continuación y así la aprovecho, jeje.

“Tres rosas amarillas” fue el último libro publicado por el escritor estadounidense Raymond Carver, compuesto por seis cuentos entre los que destaca el que da título a éste volumen y que narra las últimas horas de vida del gran cuentista y dramaturgo Antón Chejov, autor por el que Carver sentía una gran admiración.
Raymond Carver nació en Oregón en 1938 y murió en Washington a los cincuenta años. Publicó varios libros de cuentos y muchos de sus relatos aparecieron en periódicos y revistas. Fue un icono de la literatura norteamericana y considerado el padre del “realismo sucio” por los temas que trataba en sus historias, aparentemente triviales, y protagonizadas por personajes de las clases más desfavorecidas; siempre seres grises, perdedores, desesperanzados. Su estilo literario es considerado minimalista por la falta de adornos estilísticos y la economía en las palabras; es un narrador imparcial que “muestra” más que “cuenta”, por medio de frases breves, frías y cortantes que causan un gran impacto en el lector.

No obstante, “Tres rosas amarillas” es un cuento diferente que se sale de su estilo habitual: es el único del libro escrito en tercera persona y el más emotivo. Carver , en ésta ocasión, se implica en la historia, quiere que la vivamos con él como si nos encontráramos en las habitaciones de Chejov en el balneario y fuésemos testigos de lo que allí ocurre. Se recrea en los sentimientos de los personajes y en los detalles hasta el punto de que el corcho de una botella de champagne o un jarrón con tres rosas amarillas se convierten en ideas obsesivas y tremendamente visuales que dejarán una huella duradera en la mente del lector. Da la sensación de que Carver se siente personalmente afectado por la muerte del célebre autor ruso y desea, con este cuento, rendirle un sentido homenaje.


Feliz semana.

viernes, 8 de enero de 2010

Ahora sí que sí


Bueno, ya han pasado los Reyes, y ahora sí que hay que ponerse las pilas y tomarse el año un poco en serio, que ya está bien.

Como veis, los Magos también pasaron por casa, a pesar de mi poca afición a todo este festival navideño.
Ahí tenéis a mi "chiquitín" abriendo sus regalos y la "Lluna" esperando a ver si le cae algo (y como mi hijo se entere de que lo he "sacado" en el blog es capaz de colgar en el feisbuc una de esas fotos horribles que me hace a veces a traición...).

Conmigo tampoco se portaron mal: aparte del estupendo regalo que ya tod@s conocéis y una llamada de mi editora que me hizo mucha ilusión, me trajeron colonia, ropa, libros, una brujita de esas para poner incienso de la tienda de mi amiga Rosa, y en la Agencia de Sandra Bruna me dejaron esta libreta que os muestro aquí.
Aunque en la foto no se aprecia mucho, está decorada con las portadas de los libros de los autores de la Agencia; por ahí abajo aparece "Nunca fuimos a Katmandú", con un fondo negro porque todavía no tiene portada, claro.

Me gustó mucho el detalle. Será esa libreta que siempre tengo a mano para tomar notas y escribir las ideas que me asaltan de repente y que después quizás se conviertan en alguna historia.Lo que es seguro es que me inspirará y me traerá suerte.

Disfrutad el fin de semana.

Y el lunes empezamos a hablar de libros.

martes, 5 de enero de 2010

Volviendo a la normalidad


Después de todos estos días de festejos, comilonas, regalos, empacho de buenos deseos y epidemia de amor universal que podría resumirse en consumismo desaforado (en el que no me resisto a participar alegremente, todo hay que decirlo), volvemos por fin a la normalidad; aunque a quienes tienen niñ@s pequeñ@s todavía les queda superar la prueba de los Reyes Magos (que a Barcelona llegan por mar); pero sírvales de consuelo pensar que la semana próxima los peques volverán al cole y ell@s por fin podrán respirar tranquil@s (jejeje).

Con todo, no me puedo quejar de mi actividad literaria en estos días pese a que un buen gripazo, del que todavía no me he recuperado, me ha tenido algo baja de energía; pero precisamente el no poder salir demasiado estando de vacaciones me ha permitido aprovechar el tiempo leyendo (me propuse leer un solo libro a la vez pero ya vuelvo a estar con tres...no tengo remedio) y escribiendo. He empezado el repaso de mi nueva novela y va avanzando a buen ritmo.


Así que recuperando el espíritu literario de este blog volveremos a hablar de libros, de autor@s y de nuestras inquietudes literarias, de nuestros logros (que espero sean muchos para tod@s) y de nuestros tropiezos, en los que también estaremos ahí para ayudarnos mutuamente a levantarnos y seguir adelante.

Que os traigan muchas cosas los Reyes Magos.

sábado, 2 de enero de 2010

Primera gran noticia del 2010


Hace algo más de un mes que lo sé y me moría de ganas de contároslo, pero no quería decir nada hasta no tener el contrato en mis manos.
Ahora ya puedo comunicaros que "Nunca fuimos a Katmandú" tiene editorial: se trata de Viceversa, que entre otras obras, ha publicado "El legado" de nuestra amiga Blanca Miosi y "Con anuncio", de Rosa Ribas, a la que como recordareis, entrevisté en este blog tras asistir a la presentación de su novela en Barcelona, de la que también di cumplida cuenta en su momento.

Si todo va bien, la novela saldrá al mercado en el tercer trimestre del año que acabamos de estrenar. Supongo que después de estas fiestas empezaremos a trabajar la editorial y yo en armoniosa colaboración para acabar de ponerla a punto.
Naturalmente os tendré al día de todo el proceso, que también es algo nuevo para mí.


Las imágenes que os pongo hoy son dignas de mención: la primera es de octubre del 2008, cuando acababa de imprimir la novela y daba mis primeros pasos con este blog; la entrada se titulaba Publicar una primera novela

La segunda foto acabo de hacerla: el manuscrito de "Nunca fuimos a Katmandú" acompañado por su contrato.

Y enlazando con el post que colgué para fin de año, quiero volver a recordaros que ver los sueños cumplidos es posible, sólo hay que creer en un@ mism@ y trabajar duro para alcanzarlos.

Espero que en este año vuestros sueños de publicar también sean una realidad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails