lunes, 12 de septiembre de 2011

¡A Sicilia!

Mañana salgo para Sicilia a pasar unos días con mi hijo Álvaro; concretamente, a Catania, donde parece haber encontrado (por ahora) su lugar en el mundo...

Llamadme loca, pero en principio pienso instalarme con él en la casa okupa donde vive ¡jajaja! si no lo soporto buscaré algún bed & bredfast por allí cerca, pero me apetece probar la experiencia, y sobretodo, pasar con él todo el tiempo posible porque no nos vemos desde finales de enero, cuando decidió marcharse otra vez, y tiene toda la pinta de que piensa quedarse allí, por el momento. Tiene trabajo y (ahora que no nos oye) una novieta, así que...

Ya os contaré a la vuelta. Seguro que me traeré mil historias. De hecho, la novela que estoy escribiendo transcurrirá en parte en Sicilia. La verdad es que es un lugar que me fascina, la isla, la gente, todo.
Por supuesto, me llevo mi cuaderno de notas y la cámara, para no perderme detalle.

Por todo esto, llevo un tiempo viendo películas y leyendo libros en italiano.
He visto La dolce vita, El gatopardo, e incluso una de Federico Moccia, ese de los best sellers para adolescentes, ¡jajaja!
He leído Fuori, de Susana Tamaro,  de la que ya os hablé; Seta, de Alessandro Barico; y estoy leyendo Piccoli equivoci senza importanza, de Antonio Tabucchi, y Il mare in discesa, de Romano Battaglia.

Leer novelas en el idioma original es una buena manera de aprender, y mucho más divertido que estudiar gramática y leer aburridos textos que no nos interesan. Claro que hay que tener paciencia y un buen diccionario a mano, pero con el tiempo te das cuenta que cada vez lo utilizas menos, y eso es  muy gratificante.

Bueno, pues ya os contaré.

Ci vediamo. Bacci!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails