domingo, 30 de octubre de 2011

Cuento de otoño

Esta semana he llevado un par de talleres de Animación a la Escritura Creativa en la Escuela de Adultos del Centre Civic Besos de Barcelona.
Se trataba de dar unas mínimas nociones sobre el relato y escribir algo relacionado con el otoño, la castanyada o el dia de difuntos, que es lo que toca en estas fechas.
El resultado fue muy interesante.
Para ilustrar lo que quería que hicieran los alumnos escribí este pequeño relato:


UN AROMA FAMILIAR, ANTIGUO

 “La noche será fría”, se dijo Manuel, mientras se dirigía al rincón del parque que, con apenas unos cartones, había convertido en su hogar. Casi sin darse cuenta, se detuvo ante un puesto de castañas; el chisporroteo del fuego y el olor del fruto seco asándose lentamente, lo transportaron a su infancia, a su pueblo, al repicar de campanas en la noche de difuntos y a las veladas en familia, en torno a una mesa bien provista de boniatos, castañas, panallets y moscatel con el que solo le dejaban mojarse los labios.

¿Qué había ocurrido desde entonces? ¿En qué momento perdió el rumbo? Ni siquiera era capaz de recordarlo.

‑Tenga, buen hombre.

Volvió al presente. La castañera le tendía un cucurucho humeante. Lo tomó con prontitud y musitó un tímido “gracias”.
Prosiguió su camino con aquel pequeño tesoro que calentaba sus manos, sintiendo el aroma familiar, antiguo, penetrando en su nariz, reconfortando su alma. Sonrió, hacía mucho tiempo que no sonreía.

¡Feliz semana!


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails