viernes, 19 de junio de 2015

Jornadas sobre el libro digital

Esta semana he asistido a un seminario sobre el libro digital organizado por la ACEC (Associació Col.legial d'Escriptors de Catalunya), con el título genérico de El libro digital, ¿una oportunidad para el escritor?, en el que han participado escritores, editores, agentes literarios y creadores de webs en torno al ebook, con distintas propuestas y visiones de este nuevo fenómeno que nos ha traído Internet.

A la pregunta de si el libro digital es una oportunidad para el escritor yo respondería categóricamente que sí. Pero luego vienen los matices: no porque ahora resulte fácil publicar y lograr cierta visibilidad, todo vale. Es una oportunidad para muchos autores que de otro modo no podrían ver sus obras publicadas por diversos motivos, y que de esta manera incluso han alcanzado el éxito y llamado la atención de editoriales convencionales. Pero, como apuntaba Neus Arqués, escritora y pionera en el marketing digital, no es lo mismo autopublicar que autoeditar un libro. Se puede publicar cualquier cosa, claro que sí, incluso la lista de la compra; pero editar y subir un libro a una plataforma digital para ofrecérselo a los lectores, a mi entender, supone una gran responsabilidad, respeto a uno mismo y al lector.
Librería Laie

Y del mismo modo que la viralidad de internet te puede encumbrar también te puede hundir. Las redes sociales son ahora nuestra marca, nuestra carta de presentación, todo se sabe y todo permanece. Y como destacó Roser Herrera, agente literaria, la imagen y la actividad de un autor/a en Internet son tenidas muy en cuenta a la hora de apoyarlo por parte de agencias y editoriales.

Otro tema de discusión fue el precio de los libros digitales. Y debo confesar que no me convenció mucho la explicación de Blanca Rosa Roca (Roca Editorial)  en cuanto al margen de beneficios del ebook, tan bajo para el autor, en un producto que  apenas tiene gastos ni intermediarios.

Rosa Sala, Josep Capsir y Blanca Rosa Roca

También salió a colación el reducido precio de los ebooks de los escritores autoeditados. Como defendió Josep Capsir, exitoso escritor  en el ámbito digital, estoy de acuerdo con él en que un precio competitivo nos ayuda a darnos a conocer y conseguir visibilidad. ¿Pagarías lo mismo por un título de un autor conocido como por otro que no lo es? Yo creo que el precio bajo elimina el riesgo económico para el lector y nos da una oportunidad. Aunque también pienso que es un arma de doble filo: si lo pones demasiado bajo parece que ni tu mismo valores tu obra y eso puede crear desconfianza en el lector. ¿Qué opináis?

Hubo muchos más asuntos y todos de sumo interés, pero no quiero extenderme más. Solo añadir que,
Neus Arqués, Marc C. Griso y Roser Herrera
sobre todo, el primer día, me fui con la impresión de que el autor novel es, a día de hoy, una pieza codiciada por muchos nuevos profesionales: correctores, traductores, maquetadores, etc, y otros no tan profesionales, como las pseudoeditoriales (más bien imprentas) que juegan con la ilusión de los aspirantes a escritores.
Todo ello perfectamente lícito, pero es como si escribir fuera un lujo, un capricho que hay que pagar. Cuando ser escritor siempre ha sido más un trabajo "de pobres", duro y solitario, con la única compensación de que un editor valore tu obra y te pague lo que mereces por ella.

En fin, que salí con la cabeza caliente y muchas cosas en las que pensar y sobre las que trabajar.

¡Buen finde para todos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails