sábado, 16 de enero de 2016

Viaje a Tailandia (3): Krabi y las islas del sur

Fin de año en Bangkok

El fin de año en Bangkok fue una locura. Siguiendo el consejo de mi hijo (nunca debí hacerle caso) nos hospedamos en Khao San Road, el barrio mochilero y posiblemente el más animado de la ciudad. Son cuatro calles repletas de bares, restaurantes, tiendas y puestos callejeros, plagadas de jóvenes (y no tan jóvenes). Si normalmente esa zona es un hervidero de gente, la noche de fin de año ya no se podía ni dar un paso, literalmente. No fue fácil salir de allí, y cuando lo logramos nos vimos sorprendidas por el más inesperado contraste: un gran parque lleno a rebosar de gente también, pero en este caso, apaciblemente sentada sobre la hierva y entonando mantras para recibir al nuevo año.

¡Cosas de Bangkok!

Krabi

El primer día del 2016 emprendimos viaje a Krabi, al sur del país. Lo primero que llama la atención al llegar allí (aparte de su indiscutible belleza) es que la mayoría de la población, al contrario que en el resto de Tailandia, es musulmana; las mujeres llevan la cabeza cubierta e incluso vimos algún burka, pero conviven sin problema con los mini-shorts y cortos vestidos de las turistas. Tampoco se ven fotografías del rey por todas partes, omnipresente en otras zonas del país.

Isla Ko Phi Phi





Krabi es un lugar bonito y apacible atravesado por un río y próximo a varias de las islas más idílicas de Tailandia. Fuimos a visitar Ko Phi Phi, isla conocida por haberse rodado allí "La playa", una película protagonizada por Leo di Caprio que no tuvo mucho éxito, creo recordar.

No pudimos disfrutarla mucho tiempo porque el último barco regresaba a Krabi a las 15:30h de la tarde, así que nos tuvimos que conformar con un breve paseo y un baño en una pequeña cala, cerca del puerto.

Haciendo el tonto en la isla de James Bond



Al día siguiente contratamos una excursión para aprovechar mejor el tiempo. Fuimos a Khao Ping Kan, más conocida como la isla de James Bond por haber aparecido en alguna de las películas de la serie, ignoro cuál; comimos en un restaurante flotante y visitamos el "Templo de los monos", situado en una cueva impresionante donde los monos campan a sus anchas en apacible convivencia con los budas y los inevitables turistas.
Después nos dimos un reparador baño en una cascada en medio de la selva y regresamos a Krabi.


Baño en la cascada



Nos esperaba otro largo viaje de regreso a
Bangkok y dos más largos todavía de vuelta a España. Casi perdemos el avión, por cierto, nos confundimos de hora y lo pillamos por los pelos.

Una cosa tengo clara: he de regresar a Tailandia. Esto solo ha sido un pequeño aperitivo :)




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails