lunes, 20 de febrero de 2017

Últimas lecturas

Hoy toca comentar mis últimas lecturas, o lo que es lo mismo, los libros que he leído en lo que llevamos de año.

Acabo de terminar El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruiz Zafón, y anteriormente leí El prisionero del cielo, que era el que me faltaba de la serie, más que nada, por coger el hilo. No sé si hice bien, porque pese a que me gusta mucho cómo escribe Zafón, debo decir que si leí El prisionero del cielo con gusto, El laberinto de los espíritus se me hizo pesado en algunos momentos. Quizá es que ya estaba saturada y este último tiene sus buenas 800 páginas...

El prisionero del cielo sigue la línea de La sombra del viento y El juego del Ángel; en esta tercera entrega, Daniel Sempere, hilo conductor de toda la saga, está casado y es padre de un niño, y  el protagonismo lo toma su gran amigo Fermín Romero de Torres que narra su dura experiencia carcelaria en el castillo de Montjuïc, prisión militar durante el franquismo, en la que eran encerrados y ejecutados los opositores al régimen.
Es una novela corta que se lee con facilidad.

De inmediato me puse con El laberinto de los espíritus, donde aparecen los mismos personajes y surgen otros nuevos que convierten la trama en una novela negra al uso, con investigaciones que, aun siendo interesantes, se prolongan demasiado para mi gusto, y las menciones al "alma" de la tetralogía, El cementerio de los libros olvidados, son casi anecdóticas.

Otra pega que he encontrado es que el gracejo y la chispa de Fermín Romero de Torres parece contagiarse a los demás personajes y llega un momento en el que todos son tan ingeniosos como él y se expresan de la misma manera, con lo cual, llega a cansar.

Y me sobraron las ochenta últimas páginas en las que, una vez cerradas todas las líneas argumentales, el protagonismo pasa a Julián, hijo de Daniel Sempere, quien nos narra (innecesariamente) toda su vida, y no aporta nada a la historia.



En este par de meses también he leído el libro de relatos de Alice Munro (premio Nobel de literatura 2013): Odio, amistad, noviazgo, matrimonio, y me ha sorprendido la frescura de su prosa y la originalidad de sus relatos.




Y yendo para atrás, como los cangrejos, empecé el Diario de una buena vecina, de Doris Lessing (otro premio Nobel). La novela narra la relación de amistad entre dos mujeres muy distintas, una profesional de mediana edad, bien situada, y una anciana amargada y desagradable que sobrevive prácticamente en la miseria. La vejez vista desde la óptica más descarnada y cruel mirada de frente por la autora, sin paños calientes ni florituras que la suavicen.
año con
A mí me resultó un poco deprimente, la verdad.

¡Hasta la próxima semana!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails