lunes, 24 de abril de 2017

Sant Jordi 2017


Un año más, Sant Jordi fue la gran fiesta de los libros y las rosas en Barcelona. Un año más, pude disfrutar de este día maravilloso con amigos, lectores y compañeros de letras.

En realidad este año, como no tengo libro nuevo, pensaba participar únicamente como lectora y enamorada de esta celebración, pero los amigos del Banc del Temps de Fort Pienc, agrupación vecinal con la que colaboro desde hace años, me invitaron a su stand del Paseig de Sant Joan y lo pasamos genial. Vinieron amigos míos y de la asociación, hablamos de libros y de solidaridad entre vecinos.

Después de comer, nos dimos una vuelta por el centro (Portal de l'Angel, Rambla Catalunya, Plaça Catalunya, etc.) ¡La locura! No se podía dar un paso de la gente que había.

A media tarde, agotada y feliz, me fui para casa, una zona mucho más tranquila en la que los últimos vendedores de rosas las ofrecían a precio de saldo para acabar las existencias y regresar también a sus hogares.

Ahora toca volver al trabajo, centrarse en la publicación de la nueva novela y seguir escribiendo la siguiente.

Sant Jordi es un alto en el camino. Un pequeño premio que todo autor se merece después de tantas horas, meses y años trabajando en soledad, con la incertidumbre de si su trabajo gustará, si llegará a los lectores.


Hay quien lo critica y vuelve al manido asunto del "ego" de los escritores, pero yo creo que un día como el de ayer, de contacto con los lectores, de intercambio de opiniones, de besos, abrazos, de poner cara y calor a unos y otros, de fotos, de recuerdos en forma de libros y firmas, nos alimentan, nos llenan de energía para seguir luchando por nuestros sueños, para seguir dando lo mejor de nosotros mismos.

El año que viene espero volver a estar ahí con compañeros y lectores para celebrar este gran día con mi nueva novela.

Mientras tanto, seguiremos trabajando.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails