martes, 6 de febrero de 2018

¿Se puede escribir dos novelas a la vez y no estar loca?

Siempre he leído más de un libro a la vez. Empiezo con uno, pero otro me tienta y no soy capaz de resistirme.
Para no liarme intento que sean muy diferentes el uno del otro; por ejemplo, una novela y un libro de viajes, o un ensayo.
También trato de leerlos en horarios distintos, así asocio cada uno de ellos con un momento determinado del día, aunque no siempre cumplo con estos requisitos. A veces cierro uno y abro el otro como si no hubiera un mañana.
En fin, vicios lectoriles.

Pero lo que no me había ocurrido nunca es que me pusiera a escribir dos novelas a la vez.
A veces he sabido de algunos colegas que lo hacían, y me resultaba incomprensible.

Cuando me pongo a escribir una novela me meto en ella en cuerpo y alma; los personajes y las situaciones me dominan de la mañana a la noche, vivo completamente inmersa en la historia durante los meses que me lleve su creación hasta llegar al punto final. Por eso me parece inconcebible repartir esa energía en dos historias distintas.

Sin embargo he descubierto que es posible.

Por supuesto, como en la lectura, el tema debe ser muy distinto; y desde luego, no puedo dejar una y ponerme con la otra inmediatamente. Pero sí es posible que un día me siente ante el ordenador y me apetezca más trabajar en una de las dos y me concentre en ella durante varios días. Y de repente la deje de lado y me dedique a la otra.

El caso es que ambas van avanzando. Aunque supongo que en algún momento una de las dos me absorberá por completo y ya no la dejaré hasta haberla terminado y luego me dedicaré a la otra.

No sé, es una cosa muy rara que no me había pasado nunca.

Me gustaría saber si a otros escritores les ocurre lo mismo o es que se me está yendo la olla.

Queridos compañeros de letras: ¿sois capaces de escribir dos novelas a la vez y no volveros locos?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails