jueves, 20 de noviembre de 2014

Lectures al jardí: prueba de fuego para una futura novela

Leyendo mi parte junto a Rosa Mena
Como os comenté la pasada semana, ayer se celebró la sesión de lectura, organizada por Lectures al Jardí, en la Biblioteca Francesca Bonnemaison.

Fue una agradable velada con un público numeroso y atento que siguió con interés los fragmentos de nuestras futuras novelas.

Rosa Mena, de Lectures al Jardí y conductora del acto, fue presentando a los participantes. En primer lugar, Carme Osan leyó un fragmento de su novela en ciernes, Un pont de silenci. Después fue el turno de Llorenç Roviras, que leyó un par de capítulos de Sangre helada, una novela que está escribiendo al alimón con Anna Mosquera. Y finalmente me tocó a mí, que como ya os había anunciado, leí el primer capítulo de ECDLT, titulado así por el momento, con las siglas que corresponden a cada palabra del título porque me costó mucho encontrarlo y no quiero que nadie me lo "pise" hasta que el libro esté publicado :). Aunque siempre es posible que lo cambie la editorial, pero bueno, como decimos en Cataluña: "qui paga, mana".

La organizadora y los otros autores atentos a mi lectura

Tengo que decir que me impresionó el silencio expectante y el respeto con el que el público siguió las lecturas, y me quedé con una muy buena sensación cuando acabé de leer mi parte: parece que gustó. Como comenté allí, y como digo siempre en mis talleres de escritura, al lector hay que "atraparlo" en las primeras páginas, incluso en las primeras líneas, si me apuráis. Y creo que ECDLT lo consiguió, por lo que me doy por satisfecha. No siempre se tiene la posibilidad de "probar" una obra ante su público potencial.

El fin de fiesta con amigos y familia



Ahora solo falta que alguna editorial acabe de decidirse y ECDLT pueda estar pronto en las librerías. AMÉN.

Después de las lecturas, hubo un pequeño coloquio y acabamos el acto con un pica-pica.

Desde aquí, mi agradecimiento a Rosa Mena y a Lectures al Jardí por brindarme esta oportunidad.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Primera lectura pública de mi próxima novela, ECDLT

Mi próxima novela
Lectures al jardí me ha invitado a participar en uno de sus habituales encuentros, en la Biblioteca Francesca Bonnemaison de Barcelona (no está el tiempo ya para jardines), donde tres autores leeremos  sendos fragmentos de nuestras futuras novelas.

Yo leeré el primer capítulo de ECDLT, un thriller psicológico del  que ya os hablé hace algún tiempo. A ver si hay suerte y asiste algún avispado editor que se interese por ella.

Será el 19 de noviembre a las 19h . Os dejo el enlace de la web para más información: lectures al jardí.

Así que si estáis en Barcelona y queréis conocer en primicia mundial (jeje...) la que será mi tercera novela, no os perdáis esta oportunidad. Y de paso nos vemos, nos saludamos, nos besamos, nos hablamos, y todas esas cosas, que nunca viene mal.
Biblioteca Bonnemaison 

Creo que será un acto muy bonito y muy interesante para tod@s. Os dejo la sinopsis de ECDLT para que  no os podáis resistir a venir:

"Un adolescente introvertido y de carácter sombrío desaparece sin dejar rastro; diez años más tarde reaparecerá convertido en el ganador de un importante premio literario. ¿Qué ocurrió durante esos diez años? La explicación se oculta tras su peculiar relación con un hombre adinerado, atormentado y solitario que consume sus días en una aislada mansión; ese encuentro marcará el destino de ambos. Dos escritores, dos misántropos, dos voluntades encontradas. Un thriller psicológico en el que nada ni nadie es lo que parece."

Y si por más que lo deseéis no podéis desplazaros, la semana que viene os lo contaré todo aquí, en nuestro tejado, debidamente documentado con las pertinentes fotos.

Ya sabéis: miércoles 19 de noviembre a las 19 horas en la Biblioteca Francesca Bonnemaison (C/ Sant Pere més baix, 7).

miércoles, 5 de noviembre de 2014

¡Más de 40.000 visitas!

Celebrando las primeras 1.000 visitas
Hoy es día de cifras: este tejado ha superado las 40.000 visitas. Semejante "hazaña" nos ha llevado 6 años, a razón, en un principio, de dos o tres entradas por semana, hasta reducirse a una en la actualidad por imperativo del tiempo disponible, cada vez más escaso. Desde que los blogs eran la red social por excelencia hasta este momento en que están de capa caída a causa de la feroz competencia de otras redes más interactivas y ágiles.

Llegué aquí sin saber muy bien el cómo ni el por qué, siguiendo un poco la corriente de mi entorno, supongo. Todavía me limitaba a escribir tímidos relatos que compartía en una página web: El Recreo, y ni me atrevía a pensar en escribir una novela.

Primera cabecera del blog

Recuerdo con cariño  a muchos amigos de entonces que me animaban y que, salvo unos pocos, acabaron sucumbiendo a los cantos de sirena de Facebook o Twiter, aunque también los hay que siguen manteniendo en pie su primera casa bloguera, como Blanca Miosi o Maribel Romero. Extraño a Tito Carlos, Stanley Kowalsky, Didac Valmon y otros. Muchos compañeros han ido creciendo en el mundo de la literatura y han probado las mieles del éxito. Otros, desaparecieron sin dejar rastro.

Los hay que siguen fieles a su blog (y al mío) como Uno. Llegaron nuevos amigos, y como llegaron se fueron, algunos se quedaron, y otros aparecen de vez en cuando.

Un regalo de Sergio Astorga


Los blogs ya no tienen la vida que tuvieron, ya no hay tanta interacción. Hubo un momento en que llegábamos a cuarenta o cincuenta comentarios por entrada, ahora apenas son diez. A veces he pensado en dejarlo. Pero me da pena. Es como mi casa. Un rincón íntimo en el que se puede hablar con calma. Hay mucha historia acumulada aquí, seis años de mi vida, mi evolución como escritora. Mis ilusiones, mis temores, mis éxitos y mis fracasos.

¿Resistiremos 6 años más? ¿Llegaremos a las 80.000 visitas? Quién sabe...

domingo, 26 de octubre de 2014

HABANA JAZZ CLUB en inglés y alemán

¿Una premonición?
Los amigos de FB ya conocen la noticia, pero aunque parezca increíble todavía hay quien no tiene FB y sigue fiel a los blogs, como algunos de los que visitan este tejado. Por eso os cuento aquí el acontecimiento de la semana, que me tiene muy ilusionada y contenta: AmazonCrossing, la editorial de Amazon, quiere traducir y publicar mi novela, Habana Jazz Club, en inglés y alemán.

La semana pasada recibí una solicitud de amistad en FB; tan solo aceptarla me llegó un mensaje en inglés hablándome de AmazonCrossing. Yo pensé: "vale, otra que me pide amistad solo para venderme algo...", y no hice ni caso. Un par de días después recibí el mismo mensaje en mi correo personal, lo leí por encima y respondí, con bastante mala uva, que si me querían vender la traducción de alguno de mis libros, no me interesaba.

Ebook

Al día siguiente llegó un nuevo correo agradeciendo mi respuesta y explicándome el asunto con más claridad: se trataba de una oferta editorial sin ningún coste por mi parte, querían adquirir los derechos para publicar Habana Jazz Club en inglés y alemán y me adjuntaban una muestra del contrato.

Investigué por Internet y descubrí que Amazon llevaba desde el 2010 traduciendo y publicando como editorial a algunos autores de habla no inglesa y parece que se está expandiendo.

Como podéis imaginar, respondí de inmediato que encantada de la vida. Y en esas estamos. Esperando que me envíen el contrato para firmarlo y ver Habana Jazz Club traducida, lo cual ocurrirá en julio del 2015.


Edición impresa

Lo que todavía me estoy preguntando es por qué, de entre los miles y miles de libros y autores que hay en Amazon, se han ido a fijar en mí y  precisamente en Habana Jazz Club cuando se ha vendido mucho menos que Nunca fuimos a Katmandú. Pero no importa, ellos sabrán lo que hacen. A lo mejor la ven más vendible para el lector anglo-parlante, no sé. A mí me encanta que la hayan elegido porque le tengo mucho cariño a esta novela, que sin embargo, no ha tenido tanta aceptación entre los lectores como su "hermana mayor".
A ver si el público anglosajón la valora más.

¡Feliz semana!

domingo, 19 de octubre de 2014

Mi última lectura: El cuaderno dorado, de Doris Lessing

Y hablando de premios Nobel, en el 2007 se lo concedieron a alguien a quien sí conocía y que me alegró especialmente, y creo que también a la mayoría de lectores, puesto que aquella ancianita de sonrisa dulce, la hubiéramos leído o no, nos caía bien a todos.

Se trataba de Doris Lessing, cuya obra cumbre, El cuaderno dorado, ha pasado de generación en generación como símbolo de la literatura feminista. Algo, al parecer, que no era lo que ella pretendía lograr con su novela.

Yo la había leído (o lo había intentado) en la adolescencia, y como es de suponer, no entendí nada, ni siquiera recuerdo si llegué a terminarla. Retomé su lectura el pasado verano y esta vez sí la entendí (y la terminé), y comprendí a aquella adolescente que no pudo superar la prueba.

No es una lectura fácil. Por no tener no tiene ni una estructura de novela que permita seguir el hilo de la historia  con comodidad. Está fragmentada, dividida en cuatro cuadernos, cada uno de los cuales trata asuntos distintos: desde el éxito de la protagonista como escritora con una sola obra hasta una novela que está escribiendo, pasando por el comunismo y sus sentimientos y reflexiones como mujer y como escritora.


No cabe duda de que Anna Wulf, la protagonista es Doris Lessing: una escritora cercana a los cuarenta, divorciada, madre de una niña, feminista y militante comunista, que vivió en África y tiene problemas en sus relaciones personales (especialmente con los hombres).

Creo que el éxito que tuvo en su momento se debió a que hablaba de la sexualidad femenina sin tapujos, de sus sentimientos como mujer, de las contradicciones y el reto que suponía en los años cincuenta ser una "mujer libre", y hacía una dura crítica de la sociedad inglesa de la época, además de mostrar sus dudas sobre el Comunismo.


A mí no me parece una novela feminista. En realidad creo que es una obra intimista, sincera y con un punto de amargura, de frustración. Doris Lessing en estado puro, el retrato de una época. Una de aquellas obras que hay que leer alguna vez.

¡Feliz semana!






domingo, 12 de octubre de 2014

Los que nunca recibieron el Nobel de Literatura


En estos últimos días se ha otorgado el Premio Nobel de Literatura. El galardonado ha sido el escritor francés Patrick Modiano. No sé vosotros, pero yo no tenía el gusto de conocerlo, como tampoco conocía a muchos de los autores que lo han recibido en años anteriores. A lo peor es que soy una inculta, pero me da la impresión de que los premiados son a menudo un descubrimiento para la mayoría de los mortales.

Autores como el propio Modiano, Mo Ya, Tomas Tranströmer, Herta Müller o Jean-Marie Gustave Le Clézio, no me sonaban de nada hasta que se alzaron con el premio. ¿Y a vosotros? ¡Venga! ¡Sed sincer@s! ;)



Y sin quitarles méritos a estos, puesto que no los conozco y seguro que se lo merecen, me sorprende comprobar la lista de ENORMES escritores que jamás lo recibieron, tales como Jorge Luis Borges, Nabokov, Graham Green, Franz Kafka, Tolstoi, Julio Cortazar, James Joyce... ¿sigo?

No entiendo muy bien en qué criterios se basa la Academia Sueca a la hora de concederlos ni que intereses pueda haber detrás (que seguro que los hay), ni tampoco entiendo el prestigio de estos premios que parece que son lo más en el mundo mundial.



Pero creo que el verdadero premio lo dan los lectores, El Nobel del Pueblo, se podría llamar. Ellos son los que de verdad consagran a los grandes escritores, los que los mantienen vivos año tras año, generación tras generación. Y ese es el mayor de los premios que un escritor pueda desear.

Desde aquí, mi enhorabuena a los premiados por la Academia Sueca, y también, y por encima de todo, a los premiados por los verdaderos destinatarios de sus obras: los lectores.

¡Feliz semana para tod@s!




sábado, 4 de octubre de 2014

Viaje a Malta (4)

St. Julian's

Y llegamos a la última etapa de mi viaje. Una semana intensa en un país minúsculo (de apenas 400 kilómetros cuadrados) y sin embargo, repleto de lugares mágicos, increíbles y únicos, varios de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad, como la propia capital, Malta, y los templos megalíticos (siete en total) diseminados por las islas de Malta y Gozo, y con una antigüedad superior a la de las Pirámides de Egipto.




Lamento tener que confesar que pese a que
Vista de La Valleta desde Sliema
estaban en mi programa, no visité ninguno de estos templos. Cometí el error de dejarlos para el último día, y ya estaba tan agotada a causa del calor y las aglomeraciones en autobuses y zonas turísticas que no me sentí con fuerzas. Preferí tomarme el día de relax y pasear tranquilamente por las poblaciones costeras en las que se concentra el turismo de la isla, pero que aún así, conservan todo su encanto. Los templos quedarían pendientes para una próxima visita.



Sliema y St. Julian's, muy próximas a La Valleta, son las poblaciones que concentran mayor cantidad de hoteles, restaurantes, cafés y comercios para cubrir las necesidades del turista. No obstante, mantienen una armonía paisajística y están muy lejos de la masificación y el caos que sufrimos en nuestras costas.


El famoso "LOVE" de St. Julian's

Di un agradable y largo paseo a pie de mar, desde prácticamente las puertas de La Valleta hasta St. Julian's. Después tomé un autobús y acabé la jornada en Buggiba, al norte de la isla, en una de las pocas playas con arena, donde disfruté de mi último baño en Malta y de una hermosa puesta de sol.
Puesta de sol en Buggiba










A día siguiente, de vuelta a casa. Con los ojos y la mente repletos de belleza. Y no quiero acabar este reportaje sin recomendaros visitar este país diminuto e increíble.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Viaje a Malta (3)

Mdina


Si vais a Malta no dejéis de visitar Mdina, la antigua capital de la isla  durante  la dominación árabe, allá por la edad media.

Si os alejáis un poco de la calle principal y dejáis atrás la catedral, os encontraréis con calles estrechas, desiertas y silenciosas por las que solo circulan algunos coches de caballos, y no oiréis más que el amortiguado sonido de sus cascos.

No en vano la llaman "la ciudad del silencio". Os sorprenderá comprobar que, pese a los muchos turistas que la visitan a diario, podéis callejear en soledad y disfrutar de una paz y un silencio absolutos; es algo mágico. Incluso los visitantes parecen impresionados y hablan en voz baja, como si estuvieran en una iglesia.

Blue Grotto


Otra visita imprescindible es la de Blue Grotto. Un conglomerado de cuevas que antiguamente fueron refugio de piratas y malhechores y a las que ahora  se puede acceder en las barcas que los pescadores ponen a disposición de los turistas para dar un agradable paseo.

Malta es una isla muy agreste, con impresionantes acantilados que todavía lo son más contemplados desde el mar.
Baño en Blue Grotto






Después del paseo, vale la pena darse un baño en la pequeña bahía, entre barcas y rocas, en unas aguas absolutamente transparentes.









La Ventana Azul

Pero lo más impresionante y la imagen más conocida de Malta es la Ventana Azul, en la vecina isla de Gozo, a la que se llega en ferry en apenas media hora.
Es una "obra de arte" realizada por la propia Naturaleza que no se puede describir con palabras, hay que verlo, por eso os dejo unas fotos y os aconsejo daros otro bañito en la cueva natural que hay bajo la "ventana".

Ventana Azul con "bicho"





Y en el próximo "capítulo" la última etapa de mi viaje.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Viaje a Malta (2)

El puerto de La Valleta
¡Qué barbaridad! ¡Cómo pasa el tiempo! Ya hace diez días que volví de Malta y  me parece un recuerdo lejano. Demasiada actividad en Barcelona. Tengo que hacer un esfuerzo para recordar esos días de relax y de sol y ayudarme de las fotos y de la crónica diaria que escribía en mi cuaderno, para recuperar el talante viajero, la mirada curiosa, casi infantil, ante ese mundo nuevo y desconocido que se abre ante nosotros cuando visitamos otro país.

Bueno, que se pare el mundo un ratito y volvamos atrás, al 5 de septiembre, mi primer día en Malta.

Las murallas de entrada a la ciudad

Empecé la jornada tomando un café en el chiringuito de la playa de  Bahar Ic Caghaq, desierta a aquellas horas de la mañana, que sería mi punto de partida y de "recogida" diarios. Por la mañana para desayunar y por las tardes para descansar y contemplar el mar saboreando un vinito blanco del país :) Después, me armé de valor y me metí un autobús atestado de turistas para ir a La Valleta, la capital de Malta.

Calle de La Valleta
Lo primero que llama la atención al llegar a La Valleta son las impresionantes murallas que rodean la ciudad. En seguida te das cuenta de lo pequeña que es: hay dos calles principales que son paralelas: Republic y la del mercado; todo lo demás son callejuelas que suben y bajan, y estés donde estés, al final de la calle siempre se divisa el mar. Por eso, porque es una ciudad tan pequeña y todo parece estar a un paso, caminas y caminas, das vueltas y revueltas y acabas hecha polvo de cansancio :/

Pero vale la pena porque es una ciudad muy agradable, sobre todo, si te alejas de las calles más transitadas. Por la tarde, curiosamente, los turistas casi desaparecen y La Valleta parece una ciudad de provincias.

Lower Barraca Gardens
Visité los jardines Upper y Lower Barraca, ambos con fantásticas vistas del puerto y de "las tres ciudades": Vittoriosa, Senglea y Conspicua, que visitaría otro día; el fuerte St. Elmo, también con increíbles vistas; infinidad  de iglesias (está plagado),  y callejeé hasta la extenuación, que es lo que más me gusta. Me perdí por las tiendas de recuerdos (inevitable) y tomé nota de algunos detallitos que me llevaría para casa.

Ya dispuesta a regresar a casa, me despisté y me encontré en Floriana, que en realidad es otra población, pegada a La Valleta pero mucho más tranquila, y donde pude comprobar que los gatos son tratados como reyes: Les dejan agua y comida por todos los rincones y no sienten el menor temor ante las personas porque se saben respetados y tratados con afecto.

En el Fuerte St. Elmo

Por fin cogí el autobús y para casa, deseando darme una buena ducha y descansar de la jornada de turisteo.

Próxima entrega: Mdina, la antigua capital del país durante la dominación árabe (edad media).




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails