miércoles, 8 de abril de 2015

Homenaje a Billie Holiday


Ayer se cumplieron 100 años del nacimiento de Billie Holliday  (7 de abril de 1915),  y como comenté en Facebook, ella sigue viva porque los grandes artistas nunca mueren, y siempre nos quedará su voz y sus canciones.

En realidad su vida fue breve (murió a los 44 años) y muy dura, lo que se traslucía en su forma de interpretar las canciones y es parte de su leyenda.

La primera vez que la oí me enamoré de su voz y del jazz, y desde entonces me sentí en deuda con ella. Cuando escribí Habana Jazz Club su espíritu se coló en la novela de manera inesperada. Yo quería hablar de una cantante, de un club de jazz, de los personajes que se daban cita en un oscuro local de Barcelona y de sus historias, y entonces Lady Day me susurró al oído el nombre de la protagonista: Billie. Y a partir de ahí vino todo rodado.


Habana Jazz Club no es una biografía de Billie Holiday. Es un pequeño homenaje que quería brindarle a través de Celia, la madre de la protagonista, que cantaba sus canciones en su Cuba natal y le puso a su hija el nombre de su admirada cantante y le trasmitió su pasión por su música; lo que,  de algún modo, marcaría el destino de la joven cubana.

Siempre he dicho que esta novela tiene banda sonora. Toda ella está salpicada de canciones de Billie Holiday, de blues y de otros intérpretes de jazz. Me gusta pensar que cuando alguien la lee rememora esas canciones o siente la curiosidad de buscarlas y escucharlas si no las conoce.


 Cuando publiqué el libro  puse en la cubierta una  imagen de Billie Holliday.  Después alguien me  aconsejó cambiarla y lo hice en el ebook. Quizá  la  portada de éste último diga más sobre el contenido  de la novela, pero en la  edición en papel mantuve  la imagen de Billie, que es la que siempre  me  gustó más.


 Si tenéis interés podéis encontrar la novela en   Amazon, tanto en ebook  como en papel.

  ¡Hasta la próxima semana!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails