miércoles, 7 de marzo de 2018

Día de la Mujer. Felicitaciones, no, gracias.


Mañana es el Día de la Mujer, así, a secas, porque trabajadoras somos todas, las que trabajan "fuera" y las que trabajan "dentro", las que tienen un trabajo visible y valorado y las que tienen un trabajo invisible y que nadie tiene en cuenta; las que cobran un sueldo y las que se ven obligadas a trabajar gratis y además no tienen ningún derecho porque no cotizan; y las que trabajan "dentro" y "fuera" a la vez (la gran mayoría).

Mañana es el Día de la Mujer, el de todas las mujeres del mundo, también el de las niñas que son casadas con viejos cerdos a la fuerza; el de las mujeres que sufren el cruel y salvaje castigo de la ablación; el de las que son violadas, maltratadas, vendidas, subyugadas y humilladas en nombre de religiones y tradiciones machistas.

Y no entraré en el tema de las mujeres artistas y creadoras (pintoras, escritoras, músicos, etc), que podemos parecer privilegiadas, porque nos  extenderíamos demasiado, pero desde luego, privilegiadas no somos, si nos comparamos con los hombres.



No hay nada que celebrar, pero mucho que sacar a la luz. Para eso ha de servir este día, para dar visibilidad a las mujeres del mundo y denunciar la injusticia, el desprecio a los derechos humanos, la desigualdad salarial y social; para entender que hay que educar en la igualdad y el respeto y hacer lo que sea preciso para cambiar las cosas de una vez por todas.

Este año damos un paso más: se ha convocado una huelga, ¿os podéis imaginar lo que ocurriría en el mundo si todas las mujeres dejaran de trabajar? (¿Las de dentro y las de fuera, las de los trabajos visibles y los invisibles?). Sería un caos.

La humanidad está formada por hombres y mujeres, y la mitad de la humanidad no puede estar supeditada a la otra mitad, TODOS SOMOS IGUALES. No somos nada los unos sin las otras, las otras sin los unos.



El feminismo tiene mala prensa de un tiempo a esta parte, quizá porque el machismo ve que se tambalean sus cimientos; nos llaman "feminazis", y yo diría que ese es el nuevo machismo, el machonazismo.
Cuando abrí este blog me declaré feminista, decía entonces y me reitero en ello, que cualquier mujer en su sano juicio tiene que ser feminista. Los hombres de bien y medianamente inteligentes, también. Esta es una lucha de todos, hombres y mujeres. No queremos quitarles nada, no queremos estar por encima de ellos, queremos estar a su lado y ser consideradas como lo que somos, como iguales.

Así que seguimos en la lucha, y ojalá llegue el tiempo en el que el Día de la Mujer ya no tenga ningún sentido.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails