miércoles, 31 de julio de 2013

No es editorial todo lo que reluce

De vez en cuando recibo ofertas de editoriales interesadas en publicar mis libros. Tiempo atrás me habría puesto a dar saltos de alegría; ahora me lo tomo con calma, porque sin leer siquiera su propuesta sé que se trata de una empresa que se dedica a imprimir libros.

Nada que alegar, cada quién monta el negocio que quiere. Y hoy día, que parece que todo el mundo escribe ¿por qué no una editorial?

Las hay que simple y llanamente te ofrecen sus servicios con su tabla de precios. Perfecto.

Otras dicen conocer tu obra y considerar que es digna de ser inmortalizada en papel, por lo que te piden que se la envíes para que su gabinete de expertos la valore. La valoración, por supuesto, es positiva y te ofrecen un contrato en el que tú debes aportar una cantidad X.
Están tan bien informados que incluso me han ofrecido publicarme Nunca fuimos a Katmandú, sin saber que lleva tres años en librerías y que la Editorial Viceversa tiene los derechos.

Después hay otras que creen que por publicarte te hacen el favor del siglo y debes estarles eternamente agradecida, ¿pagarte por tu trabajo? ¿pero no es pago más que suficiente que te publiquen? ¡y gratis! o sea, sin cobrarte...

Pero ¿esto no era al revés? ¿no eran las editoriales las que pagaban un adelanto al autor a cuenta de los beneficios? ¿las que te trataban como a una reina y te enviaban una caja con tus libros oliendo a imprenta para que las repartieras entre tus allegados? ¿las que te promocionaban, te llevaban de acá para allá, y se preocupaban de que tu obra llegara a los confines del universo?

¿Dónde están esas editoriales?

Ante este panorama y las nuevas opciones que se nos ofrecen una se pregunta para qué quiere editorial si ya dispone de una que no solo no le cobra sino que le paga, que le publica en digital y papel, que le ofrece una promoción y distribución a nivel mundial, que le presenta las cuentas claras.

¿Qué valor diferencial ofrecen estas nuevas empresas que se autodenominan editoriales? No acabo de verlo, la verdad.

En fin, que las cosas están cambiando muy deprisa y quien más quien menos, todos navegamos a la deriva.

¡Feliz semana!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails