domingo, 17 de julio de 2011

Actividad cultural desenfrenada

En la recta final del mes de julio, y con la desbandada general de agosto a la vuelta de la esquina, Barcelona está quemando sus últimos cartuchos en una oferta cultural desbordante.

¡No doy abasto!

Música clásica y jazz en los parques, teatro en los centros culturales, tertulias a la fresca, y las últimas presentaciones de libros.

Esta semana he asistido a un concierto de jazz en el parque de mi barrio: Son3; saxo, guitarra,  contrabajo y ¡una sierra!  ¿Os imaginais cómo se pueden arrancar melodías a una sierra? Pues ellos lo hacen.
Geniales, divertidos.

El viernes, para cambiar de registro (una come de todo), me fui al Parc de la Ciutadella para disfrutar de la ópera. Tuvieron el detalle de cantarme The flower duet, la banda original de mi novela, Nunca fuimos a Katmandú. Fue  una noche muy agradable.

Hoy toca teatro. Me voy a ver al gran Juan Echanove en Desaparecer, una obra basada en relatos de Edgar Allan Poe. Ya os contaré.

Y la semana que viene también estaremos a tope: más presentaciones, tertulias, conciertos...

Para cerrar este mes vertiginoso, yo misma y mi novela, Nunca fuimos a Katmandú, seremos protagonistas, el día 28, de la tertulia a la fresca de Catacultural, empresa de ocio y cultura cuya alma es Esther Iracheta, una mujer impagable.Seguiremos hablando de ella y de sus proyectos.

Y en septiembre, volveremos al ataquerrrrr con muuuuuchos proyectos más.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails