viernes, 29 de agosto de 2014

Cuatro años... toda una vida...

Presentación de Nunca fuimos a Katmandú

En septiembre se cumplirán cuatro años de la publicación de Nunca fuimos a Katmandú, cuatro años desde que mi vida dio un cambio radical y me convertí en escritora a tiempo completo porque la crisis me dejó sin mi trabajo de nómina mensual.


Pero no me importó demasiado, de hecho, incluso me alegré. Tengo alma bohemia, y pocas veces en mi vida he tenido un trabajo fijo. Me gustan los trabajos que no parecen trabajos, hacer cosas distintas cada día  y tratar con gente diferente; disfrutar con lo que hago, divertirme, sentirme realizada y satisfecha.
Presentación de Gatos por los tejados


Sé que para muchos ese es un sueño poco menos que imposible y me siento afortunada.

También hay que decir que hace falta cierta dosis de valor y/o de locura para lograrlo, y por fortuna, ambos ingredientes forman parte de mi personalidad. Por supuesto, vivir como a una le da la gana tiene un precio, pero a mí me ha merecido la pena pagarlo; pesan más en la balanza los momentos felices que los que no lo fueron tanto.
Presentación de Habana Jazz Club


Si lo pienso bien, el cambio, el paréntesis, se produjo en realidad en esos años en los que trabajé, forzada por las circunstancias, como todo hijo de vecino, es decir, con horario y sueldo fijos (más o menos...). Después recuperé mi estilo de vida, el que elegí con apenas 17 años cuando decidí que había venido al mundo a vivir, no a trabajar.

Y estos últimos cuatro años han sido tan intensos, tan productivos, que parecen toda una vida.
Presentación de Nepal, cerca de las estrellas


Aquel primer libro hace tiempo que no está solo: al año nació Gatos por los tejados, después le siguió Habana Jazz Club, más tarde una novela erótica firmada con seudónimo que pulula por ahí... y este año han sido dos los títulos que se han sumado a mi bibliografía: el libro de viajes Nepal, cerca de las estrellas, en español y en inglés y, este mismo  mes, un cuento infantil, Aburrilandia, el país sin libros.

(Casi) Todos mis libros




Pero ahí no acaba la cosa. Ya hay otra novela buscando editorial y estoy escribiendo la que será mi octava obra.

¡Uf! Solo de pensarlo me mareo...

Lo dicho: cuatro años tan intensos que parecen toda una vida.




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails