domingo, 16 de noviembre de 2008

Un radiante domingo de noviembre

Recomendación: Antes de leer esta entrada pincha el video, sube el volumen y ponte a cantar a grito "pelao" para que te llegue mejor la sensación que intento transmitirte.


Hoy me he levantado temprano, he hecho un poco de limpieza (si no lo hago el domingo no limpiaría nunca...)y a media mañana, acompañada de Amaya de "La Oreja de Van Gogh" he cogido el bus para atravesar media Barcelona y plantarme en la playa a disfrutar del privilegio de vivir en esta ciudad.
De pronto era como haber dado un salto en el espacio y en el tiempo y encontrarse en cualquier lugar de veraneo en plenas vacaciones: la gente paseaba en bicicleta, jugaba al balón en la arena, se tendía al sol o caminaba por la orilla del mar sin prisa, meditando en soledad o charlando animadamente con sus acompañantes.Se respiraba tranquilidad y relax.
Yo he dado un agradable paseo canturreando con Amaya y tratando de contener mi deseo de ponerme a bailar; después, me he sentado un rato sobre la arena con la intención de leer un poco, pero no he podido apartar mis ojos del suave vaivén de las olas mientras los personajes y las historias se desmandaban en mi mente y me llenaban la cabeza de cosas que contar.
He tomado algunas notas en tanto disfrutaba de un vermut en una terraza frente al mar y me he dispuesto a atravesar de nuevo la invisible barrera que separa esas dos caras de la ciudad y volver a la "civilización", sumergirme en el tráfico y regresar a casa para preparar el trabajo de la semana (y daros un poco de envidia contándoos mi mañana de domingo, jejeje...) con las pilas cargadas y una sensación de bienestar que espero poder conservar a lo largo de la semana.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails