martes, 25 de agosto de 2009

La nada cotidiana, de Zoé Valdés


"Ella viene de una isla que quiso construir el paraíso"

Así empieza y termina ésta novela de Zoé Valdés de apenas doscientas páginas, y sin embargo, intensa, descarnada, con un humor corrosivo y una ironía con la que trata de suavizar la crudeza del relato.

Yocandra, la protagonista, nació con la Revolución; el propio Che colocó una bandera cubana sobre el vientre de su madre cuando la trasladaban al hospital. Ella busca en la escritura la manera de escapar al vacío, a la nada cotidiana, a la frustración y las penurias que vive a diario por las calles de La Habana, a la pérdida de los amigos que han ido abandonando la isla; y sueña con un futuro mejor.

El lenguaje, puramente cubano, le da una gran frescura y espontaneidad al texto, aunque algunas palabras y expresiones desconocidas para los españoles (si no podemos consultar con un cubano) dificultan a veces la compresión, pero también provocan una especial ternura, un sentimiento de complicidad y solidaridad con el personaje.

Hay una apología del pene del novio de la protagonista que es impagable, pura poesía, aunque os resulte difícil imaginar que semejante parte de la anatomía masculina pueda ser poética, jeje...

En difinitiva, una novela entretenida y amena que se lee con facilidad y en pocos días, y deja un regusto agridulce.

Vosotr@s mism@s.

Besitos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails