miércoles, 12 de mayo de 2010

Katmandú, más cerca


Acabo de recibir las correcciones de la editorial de mi novela, "Nunca fuimos a Katmandú", y ahora me toca a mí trabajar en ellas para aceptarlas o rechazarlas; es divertido y estoy aprendiendo algunas cositas de las que tomo nota para el futuro.

Tengo que entregar mi revisión en quince días y todavía quedarán dos más. Supongo que a partir de ahora la cosa se acelerará, ya que, teniendo en cuenta que la novela se publicará en septiembre y agosto es un mes muerto, quedan, en realidad, dos meses.

Eso supone volver a aparcar mi tercera novela (que era la primera), parece que es su sino. Aparte de eso, después de cien paginas escritas no acabo de verlo claro, y si yo no lo veo claro es que no está claro. No sé, tengo que meditar sobre ello con calma. Además, otra idea empieza a rondar por mi cabeza...
Ahora entiendo que cuando un escritor dice que se ha pasado diez años escribiendo una novela no quiere decir que se dedicara exclusivamente a escribir esa novela, sino que ocurrirían este tipo de cosas: cogerla, dejarla, hacer cambios, volver a empezar...Digo yo.

Bueno, como decía Escarlata en "Lo que el viento se llevó": "ya lo pensaré mañana"; o el mes que viene, o cuando sea.

Porque de momento toca revisar y cuando termine me iré una semanita a Sicilia; a ver si todo sigue en orden y mi hijo no es ya un capo de la mafia local o algo así, jeje.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails