domingo, 17 de octubre de 2010

I love Ireland


 Como ya os dije, Dublin es una ciudad pequeña y nos la recorrimos casi toda el primer día. Así que decidimos aprovechar un poco más el viaje haciendo alguna escapada a algún pueblo cercano.

El primero que visitamos fue Bray, apenas a treinta minutos en tren desde el centro de Dublin. Me enamoré de él a primera vista y decidí que alguna vez me tomaría una semanita de vacaciones para irme allí a escribir. Justo frente a la playa había un hotelito precioso que me estaba llamando...

Me ha sido difícil elegir una foto entre tantas y todas tan bonitas. Le diremos a Montse que le dedique a este pueblo una entrada especial.

A la vuelta, nos dimos otro paseo por el barrio del Temple (es que es irresistible) y nos topamos por casualidad con el hotel Clarence, del que es propietario el cantante Bono;  nos tomamos el té de las cinco, como está mandado. Sorprende la sencillez y la austeridad de las instalaciones y ni rastro del artista, ni una foto, ni una referencia, nada.

El último día el tren nos llevó hacia el norte y conocimos Howth, un pueblo pesquero en el que vimos focas y paseamos por los acantilados en plan wild live, que diría mi hijo.

Montse, otra muestra fotográfica para Howth.

Un día de estos haré un álbum de fotos para el facebook. Ya os avisaré, por si os apetece verlas.


Y mañana lunes. Feliz semana.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails