miércoles, 27 de octubre de 2010

La vendedora más grande del mundo


Cuando hace algunos años empecé a trabajar como vendedora (comercial, se dice ahora), me leí con devoción el famoso libro de Og Mandino, El vendedor más grande del mundo, que viene a ser algo así como la Biblia de los vendedores ( viajantes, que se decía antiguamente), y aprovecho la coyuntura para recomendárselo a quien esté metido en ese mundo (en el de las ventas, se entiende).

Pero no es de esto de lo que quería hablaros sino de algo muy curioso que me ocurrió ayer.

Iba yo tan contenta por las Ramblas de Barcelona cuando me topé con la nueva tienda de La casa del Llibre, que lleva poco tiempo abierta. Ni corta ni perezosa, allí que me metí como buena autora novata, a comprobar que mi Nunca fuimos a Katmandú ocupara el puesto de honor que se merece.

Me dí un par de vueltas buscándolo. Siempre lo busco antes de tirarme a la yugular del pobre dependiente porque supongo que si yo lo encuentro fácilmente también  lo encontrarán los posibles lectores. Pero nada, mucho Follet y poca Mariné...Eso sí, encontré El esclavo de la Alhambra, de Blas Malo Poyatos, compañero en esta blogosfera nuestra y flamante autor que acaba de publicar su primera novela.

Inicié una búsqueda más pormenorizada; o sea, por apellido, entre los que están de canto en las estanterías...Y allí estaba, en la M dentro del apartado de literatura española e hispanoamericana.
Le encontré un lugar más apropiado, el que podéis ver en la foto, sin ir más lejos, jeje, y me quedé contemplándolo arrobada ¡mira que es bonita la portada!

Y entonces fue cuando ocurrió algo insólito: una mano (que no era la mía) lo cogió mientras yo me apartaba discretamente, pero sin perder detalle. Era una chica. Lo miró, le dio la vuelta, leyó la contraportada (supongo) ¡Y SE LO LLEVÓ A LA CAJA!

Juro que yo no dije nada, ni la miré directamente.  Pero ¿soy o no soy la vendedora más grande del mundo? Mmm...tendrían que contratarme de colocadora de libros;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails