martes, 2 de octubre de 2012

Villa Azucena (Puigcerdá)

 El pasado fin de semana fui a Puigcerdà (Girona) para presentar mis libros en Villa Azucena, la casa de una pareja entrañable, Sergio y Rosa, que es además un lugar de encuentro musical y cultural en los confines de Catalunya (Francia se encuentra a muy pocos kilómetros).

Todos los fines de semana hay algún evento: ya sea la presentación de un libro, un concierto, una exposición o un taller; los anfitriones están abiertos a todo.

Además de esto, ofrecen habitaciones, decoradas por Rosa  con un gusto exquisito y todas diferentes, donde se puede pasar la noche,  el finde, o una semana, lo que se quiera; para relajarse, olvidar el mundo y sus miserias y disfrutar de un ambiente familiar, que ellos, con su encanto y sencillez, hacen posible. Y ya, si probáis la cocina de Rosa, ni os cuento. Yo no pienso pesarme en una semana por lo menos :/

El sábado salí de Barcelona con un chaparrón de cuidado y con el catarro que venía arrastrando toda la semana. Llegué a la estación con los vaqueros empapados hasta las rodillas y pensé que o me moría de esta o me inmunizaba para siempre. Pero en  cuanto llegué me olvidé de todo y me enamoré de la casa y de sus propietarios


 A la presentación asistieron muchos jóvenes, y después de las consabidas firmas, los jóvenes montaron su propia fiesta en el sótano de la casa y los mayores cenamos en la cocina en animada charla. Después nos unimos a la juventud para participar de la fiesta y disfrutamos de música en directo (Sergio toca la batería).

Cuando todos se fueron, a Sergio, a Rosa y a mí nos dieron las cinco de la mañana charlando en la cocina, y por fin pude disfrutar de mis "aposentos", una planta abuhardillada entera para mí sola.

El domingo  hacía frío y estaba nublado, aun así, dimos un agradable paseo por Puigcerdà que es precioso. Tenía intención de coger el tren del mediodía para volver a casa pero no me dejaron, fue un secuestro en toda regla, aunque yo me dejé encantada :) y por fin regresé el lunes con pena por marcharme, llena de sensaciones agradables y con ganas de volver.

Os recomiendo anotar Villa Azucena  en vuestra agenda si queréis disfrutar de unos días de descanso únicos y diferentes. En FB podéis ver más fotos. De verdad que vale la pena.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails