martes, 21 de abril de 2009

Hablamos de premios


Hace unos días recibí un par de premios de manos de Pensamientos a quien agradezco que haya pensado en mi y los acepto de buen grado de su parte pese a que me provocan sentimientos encontrados. Me explico: uno de los premios viene acompañado de determinadas "reglas" o exigencias que ya no me gustan tanto, aunque soy consciente de que esta segunda parte no es iniciativa de Pensamientos sino que simplemente ha seguido la cadena tal y como le ha llegado. Much@s sabéis a qué premio me refiero porque también lo habéis recibido, ya que había que pasarlo nada menos que a quince blogs.
Cuando empecé con esto del blog me hacia mucha ilusión recibir premios que entendía como reconocimientos o muestras de amistad y cariño, nunca como autopromoción encubierta por parte del "donante" ni compromiso con nadie. De hecho, es posible que el día menos pensado yo misma me descuelgue otorgando alguno, pero siempre desde el corazón, porque me apetece y deseo ofrecer un regalo a mis amig@s bloguer@s.
No quiero parecer desagradecida y mucho menos con Pensamientos, por lo que sólo aceptaré el premio que se me ofrece sin condiciones.No promocionaré blogs que ni siquiera conozco y que me exigen un enlace. Si esto supone algún problema para alguien, retiraré el premio de inmediato.
Por las mismas razones no nombraré quince "beneficiari@s".
Ya sé que esta entrada no resultará especialmente simpática e incluso puede molestar a alguien, pero no quería ignorar el detalle de quien ha pensado en mi ni ser hipócrita aceptando sin más y ocultando mis verdaderos sentimientos al respecto, que, estoy segura que algun@s competiréis.
Gracias, Pensamientos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails