martes, 5 de mayo de 2009

El primer paso para alcanzar los sueños es atreverse a soñarlos


Hoy era el gran día. Me mataba la impaciencia por encontrarme con "mi" agente literario (me encanta poder llamarle así, aunque, en rigor, no sea del todo cierto todavía), y pese a que ya me había dicho que la novela le gustaba, conocer su opinión profesional, sus sugerencias, saber en qué fallaba, qué había que mejorar, ver mi manuscrito lleno de anotaciones y discutirlas con él.
La verdad es que las anotaciones eran pocas (y sé que se lo ha leído palabra por palabra porque se sabe la historia y los personajes con detalle), y no hemos discutido nada; las observaciones que me ha hecho eran precisamente las partes que me habían planteado dudas al escribirlas. Otras, en las que yo no había caído, me han parecido razonables y fáciles de resolver.
Nos hemos tirado casi tres horas hablando de lo divino y de lo humano, incluso de mi novela, jeje...de todo el proceso y hasta de posibles fechas. Ya la veíamos en las librerías y todo.
No sé quien es más soñador de los dos...

Como os podéis imaginar, estoy en una nube. Pero ya empiezo a creerme que todo esto es una realidad. Aunque el camino es largo y no me lo creeré del todo hasta que no tenga la novela en mis manos.
De momento tengo que ponerme a trabajar en el manuscrito hasta que quede "divino de la muerte".

Sé que he tenido mucha suerte.

Como reza la famosa máxima: "Ten cuidado con lo que sueñas porque lo puedes conseguir".

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails