sábado, 3 de julio de 2010

Herman Hesse, el gurú de mi adolescencia

Ayer, 2 de julio, se cumplieron ciento treinta y tres años del nacimiento de este autor alemán, premio Nobel de Literatura en 1946, que marcó mi adolescencia y la de much@s de mis amig@s de entonces con obras como Siddhartha, Demian o El lobo estepario.
Fueron lecturas iniciáticas en un momento de mi vida lleno de preguntas trascendentales,  inquietudes y búsqueda del sentido de todas las cosas, incluso de mi propia existencia.

Todavía conservo en mis estanterías alguno de sus títulos, amarilleados por el tiempo pero no olvidados. Un par de pequeños volúmenes, Lecturas para minutos, en los que se recogen breves párrafos de sus reflexiones sobre los más diversos temas, fueron mis libros de cabezera durante años, y aún hoy les echo una ojeada de vez en cuando y me fijo en frases que subrayé en su momento.

Herman Hesse nació en Alemania el 2 de julio de 1877 y murió en Suiza el 9 de agosto de 1962. Descendiente de misioneros cristianos, estaba destinado a estudiar teología e ingresó en un seminario del que se escapó a causa de la rigidez educativa. Reflexivo y melancólico,  su obra está impregnada de espiritualidad y  de una búsqueda personal; escribió Demian tras una depresión que le llevó a un intento de suicidio, y en Siddhartha narra su experiencia después de un viaje a la India; su última obra, El juego de los abalorios, propone un ideal de cultura: una sociedad que recoge y practica lo mejor de todas las culturas y las reune en un juego de música y matemáticas que desarrolla las facultades humanas hasta niveles insospechados.

Fue un autor de culto para las generaciones beat y  hippie y espero que lo siga siendo para los jóvenes de hoy con inquietudes espirituales y culturales. Y se lo recomiendo también a los que, no siendo tan jóvenes, tienen esos mismos intereses y no descubrieron a este escritor en su momento.

¡Buen finde!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails