martes, 15 de septiembre de 2009

¿Es grave, doctor?

Cuantos más libros leo, más ganas tengo de leer muchos más. Es como una droga, y mi umbral de saciedad se eleva constantemente, por lo que nunca estoy satisfecha y siempre necesito más.
Una lectura me lleva a otra; un autor, a otras de sus obras; un género, a conocerlo con mayor profundidad; una temática, a descubrir todas sus posibilidades.
Si alguien me habla de un libro, lo quiero leer ya; si se comenta una novela en un blog, tomo nota y corro a buscarla ansiosa; me pierden bibliotecas y librerías, y cómo lea la solapa de un libro, tengo que hacerlo mio.
Mis listas de futuras lecturas son interminables y crecen sin parar, los libros se amontonan en mis estanterías esperando que les llegue su turno, y cuando estoy leyendo un libro estoy deseando terminarlo para empezar con el siguiente.
Y me he vuelto totalmente anárquica en mis lecturas. No tengo un criterio establecido, ni por temática ni por autor ni por nada; háblame de un libro y lo devoraré en cuanto pueda. Por eso incluso leo best sellers, y luego me cabreo...Quiero leerlo todo, todo, todo.
Cuando era pequeña le decía a mi madre, muy preocupada, que si leía mucho algún día no me quedarían libros en el mundo que leer; ahora sé que eso no ocurrirá nunca, y es precisamente lo que me preocupa: no poder leer todo lo que quisiera.

¿Es grave, doctor?

Bueno, he exagerado un poco (jeje), sólo para preguntaros qué hábitos de lectura tenéis vosotr@s, si seguís algún orden o vais leyendo lo que os apetece en cada momento.

Es que soy muy cotilla y me gusta enterarme de todo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails