jueves, 19 de marzo de 2009

Al borde de un ataque de nervios


La Agencia Literaria que os comenté me ha pedido que le envíe un par de capítulos más de la novela. Yo no sé si eso es bueno o malo. Vaya, malo del todo no es, porque no me han dicho "Muchas gracias, sigue intentándolo", pero tampoco estoy segura de que sea del todo bueno; yo pensaba que el siguiente paso sería pedirme el manuscrito completo, por lo que esto me hace pensar que a lo peor no están muy convencidos y quieren ver algo más...Total, que estoy atacaíta perdida, como os podéis imaginar.
Bueno, sólo cabe esperar. Pero en la espera me asaltan mil dudas: estoy segura de que la novela tiene mil fallos de novata, aunque el tema pueda resultar interesante, pero ¿y la estructura? ¿Habré sabido desarrollar bien la historia, definir los personajes?
Y esto me lleva a plantearme una cuestión: ¿Qué le influye más a una editorial a la hora de publicar un libro? ¿La calidad literaria o la historia que se cuenta? A bote pronto se me ocurre que la historia; la gente de la calle quiere que le cuenten algo que le interese, que le emocione, que le entretenga. Después vendrán los eruditos y los bichos raros como nosotros a buscarle los tres pies al gato, pero entre tanto triunfan "cosas" como El Código Da Vinci o Un mundo sin fin, por poner un par de ejemplos.
En fin. En estos momentos más que nunca valoro la labor de los correctores literarios (y espero que la Agencia también y que tenga alguno en plantilla con ganas de devolverme un manuscrito lleno de anotaciones). Yo confío en mi novela, creo que es comercial, actual, que tiene un público. Espero que la Agencia opine lo mismo.
Dudas, dudas, dudas...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails