domingo, 1 de noviembre de 2009

Castanyada versus Halloween


Ayer celebramos la castanyada en casa en una agradable cena a base de boniatos, castañas y panallets; todo acompañado de buen vino del país y dulce Moscatel para los postres, así como de buena música y una agradable charla, mientras por las calles deambulaban brujas, esqueletos, "asesinados" y "asesinos" e incluso "GothLolis" (ya sabéis, al estilo de la moda japonesa que imita las muñecas victorianas; eso sí, rigurosamente vestidas de negro para la ocasión).

Ya sé que a mucha gente no le gusta esta asimilación de costumbres americanas, pero, aparte de que no nos queda otra que aguantarnos porque a los jóvenes les encanta, sírvales de consuelo a los que son reacios el pensar que, en realidad, esta fiesta es de origen celta y fueron los irlandeses quienes la llevaron a los EEUU.
Se hacía para celebrar el final del verano y prepararse para el invierno con la recogida de las cosechas. Era precisamente en ésta época del año cuando, según la creencia popular, "el más allá" y "el más acá" se hallaban peligrosamente cercanos, por lo que con las máscaras y los disfraces de apariencia maligna trataban de ahuyentar a los malos espíritus confundiéndose con ellos y, de ese modo, evitar ser dañados.


A mi me parece una historia muy sugerente, además me encantan las celebraciones de todo tipo y no creo que una fiesta quite a la otra; convivirán en armonía como lo hacen los Reyes Magos y Papá Noël (aunque nos salga más caro duplicar los regalos...).

En fin. Que espero que tod@s hayáis disfrutado de la fiesta de la manera que mejor os haya parecido.

Os dejo con un relato que escribí el año pasado por estas fechas por si a alguien le apetece leerlo: Cosas de chiquillos

¡Feliz semana!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails