sábado, 10 de enero de 2009

El asombroso viaje de Pomponio Flato (de Eduardo Mendoza)


Asombrada estaba yo mientras leía la última novela de Eduardo Mendoza, y todavía ando un tanto perpleja y sin saber muy bien qué pensar.
Según reza la contraportada, "es una historia ferozmente divertida, desternillante..."; así que como durante las navidades andaba yo alicaída, pensé que era justo lo que necesitaba para animarme un poco. Esperaba algo como "Sin noticias de Gurb", que es realmente divertida. Pero os puedo asegurar que ni me he desternillado de la risa, ni me he reído, ni tan solo he sonreído; en realidad en algunos momentos me he sentido incluso molesta por el tono escatológico general y frases como "dar por el c..." que se repiten varias veces a lo largo del libro sin venir a cuento.
También dice la contraportada que se trata de una sátira, de una parodia de las novelas seudo-históricas con una trama detectivesca, tan en boga últimamente. Será eso...
El argumento gira en torno a un fisiólo y filósofo romano que llega a Nazaret en los tiempos en que Jesús era un niño, y su padre, José, está condenado a morir en una cruz que él mismo debe fabricar (ya que es el carpintero del pueblo),acusado de asesinato; Jesús pide ayuda a Pomponio que de esta manera se ve convertido en detective y debe esclarecer el crimen para demostrar la inocencia del carpintero.
Lo que más me ha gustado es la forma de expresarse de Pomponio, con un lenguaje arcaico, ampuloso, pomposo, como su propio nombre indica; ese a sido el motivo que me ha hecho llegar hasta el final de las 190 páginas del libro. Lo que me ha gustado menos es lo que indica su apellido: Flato, esas referencias escatológicas e incluso soeces, a veces.
Y como curiosidad, es interesante el uso que hace Mendoza de los tiempos verbales, alternado el presente y el pasado continuamente mientras relata la historia.
La verdad es que me da la impresión de que el autor, o tenía que presentar un libro a la editorial, o tenía ganas de divertirse un rato; o quizás quería gastar una pequeña broma a sus lectores.
Me encantaría poder hablar con él algún día y que me lo explicara.
En definitiva, deciros que es una novela entretenida, corta, que se lee con facilidad y a lo mejor os divierte (quizás es que mi sentido del humor va en otra línea); pero la verdad es que a mi me gusta más el Mendoza de "La cripta embrujada", "Sin noticias de Gurb" o "La ciudad de los prodigios".

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails